martes, 29 de octubre de 2019

jueves, 24 de octubre de 2019

Elige un gato y te diré qué necesitas en una pareja

Has


Learn more about RevenueStripe...

Learn more about RevenueStripe...

  pensado alguna vez que las mascotas que elegimos para acompañar nuestra vida tienen mucho que ver con la clase de amor que necesitamos
En realidad, las mascotas vienen a darnos una dosis extra de cariño y compañía, y eso habla mucho de nosotros. De lo que necesitamos, de la clase de amor que buscamos.
Por eso, con este test puedes descubrir mucho acerca de tus relaciones, y de qué es lo que buscas en un compañero/a de vida. Sólo tienes que mirar a estos dulces gatitos y decir cuál preferirías adoptar.

Tu respuesta te dirá qué clase de amor estás buscando en la pareja.
  1. Aventura
Si elegiste el gato negro, evidentemente a ti no te importa el qué dirán. Pues los gatos negros gozan de muy mala fama: que son mal augurio, que traen mala suerte. Sin embargo, a ti no te interesa lo que los demás digan: sigues tu corazón a donde sea que vayas.
Por eso, buscas una pareja aventurera, a la que también le guste transgredir un poco las normas. Alguien con quien ir de viaje a lugares exóticos, con quien hacer deporte aventura, o simplemente, con quien compartir una vida que no sea monótona. 
Eso sí, que tenga mucho amor para dar, pues eres alguien que sabe amar y que esperas ese mismo cariño de vuelta. 
  1. Lealtad
Si elegiste el gato persa, eres una persona apacible, a quien le gusta tener una vida tranquila y equilibrada. Igual que estos gatos, eres amable, cariñoso, y apacible. Lo que esperas en una pareja es lealtad pura.
Tú lo que buscas en alguien es una verdadera compañía. Alguien que esté siempre contigo y para ti. Al igual que estos gatos desean que sus amos les presten atención, tú quieres ser el centro de la vida de tu pareja.
Si encuentras alguien que sea una verdadera compañía en tu vida, y con quien poder caminar siempre a la par, serás extremadamente feliz.
  1. Sensibilidad
Si elegiste la tercera gata (el 99% de los gatos tricolor son hembras), es porque eres una persona que tiene mucha empatía con el entorno. Necesitas, pues, tener al lado alguien que tenga una sensibilidad parecida a la tuya.
Posiblemente, te venga bien encontrar alguien de carácter fuerte, que sepa tomar decisiones pues a ti te cuesta un poco. Pero que, al mismo tiempo, pueda compartir contigo esa emoción eterna al ver una paisaje extraordinario, al oír una pieza musical o al terminar de leer un buen libro.
Una pareja que no tenga problemas de expresar sus emociones, de decirte cuánto te ama. Alguien que tenga sus emociones siempre a flor de piel y que no dude en hacértelo saber. Esa es tu pareja ideal.
  1. Libertad
Finalmente, si has elegido el último gato, es porque eres una persona muy independiente. Buscas en la pareja alguien que te acompañe en tus locuras, pero también, que deje margen a tu individualidad.
No eres de los que no pueden estar solos. Tú decides estar con alguien sólo cuando estás seguro de que es la persona adecuada. Pero, incluso cuando la encuentras, necesitas tus momentos de independencia.
Por eso, tu pareja ideal es aquella que es independiente de ti. Que te elige todos los días, pero no te necesita. Aunque pueda ser un golpe a tu ego al principio, al poco tiempo comprenderás que eso era justamente lo que necesitabas: alguien que camine a tu lado, pero en su propio camino.
Learn more about RevenueStripe...

Learn more about RevenueStripe...

domingo, 20 de octubre de 2019

comenta cual de estos personajes se accidenta primero y podrás revelar algunos aspectos desconocidos de tu inconsciente

¿Cuál de estos cuatro amigos se accidentará primero? Tu respuesta dirá algo sobre tu personalidad

                                         

¿Quién crees que es la persona que sufrirá ese accidente?

Al resolverlo, podrás revelar algunos aspectos desconocidos de tu inconsciente.

Personaje A

Eres una persona que está en contacto con sus emociones. Te gusta la honestidad y tu energía brilla. Sabes identificar bien tus emociones, y generalmente las compartes con alguien que esté cerca de ti. Eres empático con los otros y eso hace que a la gente le guste estar cerca de ti. Tus amigos confían en ti para contarte sus secretos, eres un gran apoyo. Eres muy buen líder. La gente te admira. Tus amuletos de la suerte son: las rosas rojas, la primavera y tu celular.

Personaje B

Eres buen observador y muy realista. Las especulaciones no van contigo, encaras los problemas y no dejas que se vuelvan una bola de nieve. No te gusta tener una pareja complicada, valoras la sencillez de la gente y de la vida. Una vida tranquila y con paz, es lo que te hace sentir feliz. El estrés es tu talón de Aquiles. Gracias al realismo con el que tomas todo, la gente te busca para que les des consejos. Puedes ser un buen escritor o poeta. Tus amuletos de la suerte son: los salones de belleza, nadar y el otoño.

Personaje C

No te gusta dejar a medias nada. Lo que empiezas, lo terminas. Te sientes cómodo con las cosas sencillas. Hay quien cree que tienes un genio oculto. Sabes cómo resolver problemas y ayudas a los demás a resolver los suyos con tu sabiduría. Puedes llegar a ser un gran político o trabajar en algún puesto que conlleve muchas responsabilidades. Sabes consolar a quienes la pasan mal. Se te facilita ponerte en el lugar del otro. Tus amuletos de la suerte son: el fútbol, el verano y los acertijos.

Personaje D

Se te ocurren las ideas que a los demás nunca se les ocurrirían. Tienes un estilo único y amas los retos. Si te desarrollas en el ámbito artístico y creativo puedes tener mucho éxito. Serías un excelente músico. Jamás y por ningún motivo te traicionarías a ti mismo. Odias las modas. Tus amuletos de la suerte son: las plumas, el invierno y las cosas rojas.

jueves, 17 de octubre de 2019

Para ser feliz debes aprender a ignorar a muchas personas

 Muchas veces alejarnos de las personas conflictivas no solo es una cuestión de comodidad, sino de salud mental. 
Hay actitudes que nos llegan a desequilibrar tanto que nos bloquean y nos impiden realizarnos, sometiendo nuestro bienestar emocional a sus antojos.
Todos sabemos de buena tinta que nuestras relaciones no siempre nos aportan algo positivo, aunque realmente lo esperemos. 
A pesar de que somos conscientes de esto, no cuesta darnos cuenta de que estamos alimentando intercambios tóxicos.
O sea, nos parece algo “tonto” e incoherente pero, sin embargo, no podemos escapar de la realidad. Sacrificar nuestro bienestar por los demás está a la orden del día para cada uno de nosotros.
Así que nos encontramos ante el triste panorama de vivir sometidos a relaciones insanas con personas que no nos aportan sinceridad ni buenas emociones. Es decir, intercambios cargados de intereses y egoísmos. Por eso, para poder crecer debemos de aprender a ignorar a cierta gente en ciertos momentos.
            ¿Qué es lo que debemos ignorar para ser felices?
Las situaciones a partir de las que conviene comenzar a regalar nuestra ausencia son variopintas. Normalmente podemos reconocer con facilidad lo que nos turba pero es posible que nos lleve un tiempo en otras ocasiones.
Conocerlas nos ayudará a tomar conciencia de la realidad e incluso puede ayudarnos a anticipar estas cuestiones, de manera que podamos impedir que nos hagan más daño que el inevitable. Dicho esto, veamos algo más detenidamente lo que debemos aprender a ignorar:
  1. Las críticas de los demás
Nadie nos puede afectar sin nuestro consentimiento. O sea, somos nosotros lo que damos validez a las opiniones de los demás. Lo que otros piensen sobre las decisiones que tomamos no debería importarnos, ya que es tan probable que nosotros nos equivoquemos como que ellos lo hagan. 
  1. La creación de inseguridades
Hay personas que se piensan que son expertos en la vida de todo. Estos acaban consciente o inconscientemente, creando inseguridades y pequeñas frustraciones en la gente que les rodea. Procura ignorar este tipo de actitudes, pues solo te conducen a la frustración.
  1. Preocuparnos por lo que no podemos controlar
Niña liberándose de cadenas de personas tóxicas
Si nos preocupa cómo va a actuar esa persona o qué va a hacer o a decir, es que algo va mal. Es decir, la gente no va haciendo daño deliberadamente y no debería de tenernos en vilo que nos respeten o no. Si esto ocurre, es mejor de que alejes de esa persona, no te hace ningún bien. 
  1. Las comparaciones obsesivas
Está muy bien que la gente triunfe y tenga éxito, pero no que hagan sentir a los demás poca cosa. No hay persona más insignificante que aquella que usa sus logros para menospreciar a los demás. 
Sigue centrandote en lo que tú puedes hacer para seguir creciendo y recuerda que lo que consigas depende en gran parte de que te lo creas 
  1. Los intereses y egoísmos
No todo el mundo te está ayudando cuando intentan aparentar estar haciéndolo. Empieza a desactivar la realidad y analiza hacia qué lado se inclina la balanza siempre. Si hay un equilibrio, significa que hay armonía en vuestra relación; si por el contrario no lo hay, algo va mal. 
Regala tu ausencia a esas personas que no valoran tu presencia
Mujer feliz dándose un baño
Tenemos que darnos cuenta de que con el tiempo la imagen que tenemos de las personas puede cambiar, lo que implica que desconoceremos a aquellos que creíamos conocer. 
Regala tu ausencia y tu indiferencia a quien no te valore; pero no de cualquier forma, auséntate emocionalmente. No lo hagas como una forma de venganza, sino como una manera de protegerte.
A veces nos percatamos demasiado tarde de que todo lo que hemos hecho por alguien ha sido ignorado o menospreciado en el terreno emocional. Es posible que entonces nos sintamos decepcionados y que nos demos cuenta de que no han movido ni un dedo por nosotros. 
Conseguir que lo que alguien haga o no haga no nos afecte actúa como un bálsamo. Puede que resulte costoso al principio, pero los resultados comienzan a notarse bien pronto en nuestra salud emocional.
De hecho, cuando somos capaces de hacerlo, nos damos cuenta de que es un verdadero placer poder escucharnos sin nada que enturbie nuestro diálogo interior. La verdad es que intentarlo no solo merece la pena, merece la alegría.
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Raquel Aldana

domingo, 13 de octubre de 2019

Test de las relaciones

Nuestras vivencias y relaciones nos moldean y nos enseñan muchas cosas, pero también hacen algunos estragos cuando se trata de nuestras debilidades.
Este test está diseñado para ayudarte a evaluar rápidamente, cuál es tu debilidad en las relaciones, para que puedas saber, qué es lo que te está reteniendo en el amor y qué podría impedirte encontrar un compromiso amoroso y saludable que dure.
Mira atentamente esta imagen y responde: ¿qué ves primero? No lo pienses demasiado, quédate con la primera impresión.
  1. Las aves
Si viste las aves primero cuando miraste esta fotografía, eres una persona que a menudo tiene la cabeza en las nubes. No puedes evitarlo, tienes una personalidad soñadora nata y no tienes intención de renunciar a ello. Ser una persona soñadora significa que ves el mundo de una manera muy particular, y eso es un verdadero regalo.
Tu capacidad de transformar el mundo tal como lo conocemos en un lugar seguro, es un regalo como ningún otro. El hecho de estar cerca de ti, compartiendo tu burbuja especial, hace que otras personas también se sientan especiales.
Para conectarte por completo en una relación sentimental, debes estar dispuesto a bajar los puños y acercarte lentamente con amabilidad. Mantener la distancia es una gran manera de aprender, sobre las complejidades de las interacciones humanas, pero puede obstaculizar la formación de una relación romántica que prospere.
  1. La mujer triste
Si viste a la mujer triste primero cuando miraste esta fotografía, eso indica que eres el tipo de persona que se siente más cómoda observando las interacciones sociales a distancia. Ya sea por timidez o por miedo al rechazo, es algo que solo tú sabes, pero incluso las personas más cercanas a ti dirán que se necesita mucho trabajo para romper ese caparazón y hacerte hablar sobre ti. No pretendes alejar a la gente, pero a veces lo haces de todos modos. 
Eres una persona impulsada por sus ambiciones profesionales. Desde temprana edad sabías lo que querías hacer para ganarte la vida, y si bien esta elección podría haber cambiado considerablemente desde entonces, tu determinación para cumplir tus metas definitivamente no lo ha hecho. Haces todo lo posible y algo más, para obtener lo que quieres profesionalmente y te diviertes en cada paso del camino.
Es genial estar atento al premio, pero si estás tan enfocado en tus propios objetivos, puedes perder oportunidades de permitir que otras personas entren, especialmente en lo romántico. Con tu energía y tu arduo trabajo, no hay duda de que lograrás todo lo que te propones, así que no te olvides de poner esa mente en buscar amor, si eso es algo realmente importante para ti. 
  1. La cara oculta
Si viste la cara oculta primero cuando miraste esta imagen, eres el tipo de persona que siempre está dos pasos más adelante. A menudo tratas de pensar con antelación las cosas y te gusta tener todo bajo control. Te esfuerzas mucho para que todas las cosas en tu vida se encuentren ordenadas y dedicas todo momento posible a hacer lo que esté a tu alcance, para mantener el caos y el estrés a raya.
Ser una persona planificadora y organizada, por naturaleza, puede hacer la vida mucho menos estresante, pero cuando se trata del amor, no siempre es recomendable planificar todo. Intenta resistir el impulso de controlar y programar tus sentimientos con respecto a tus relaciones románticas de la misma forma en que controlas y programas el resto de tu vida. El amor es un campo en el que tienes que renunciar a cierto nivel de control, si lo que esperas es construir algo que realmente resista la prueba del tiempo.

miércoles, 9 de octubre de 2019

Esta es la razón por la que debes estar en paz con tu aumento de peso.

«La resistencia te mantiene atascada. 
La entrega te abre inmediatamente a la mayor inteligencia que es más vasta que la mente humana, y entonces puede expresarse a través de ti. 
Así que a través de la rendición a menudo encuentras que las circunstancias cambian.» 
Respiré profundamente, sintiendo el reciente cambio en mi vientre. 
Me pellizqué la barriga. 
Me eran familiares, los había tenido antes, pero recientemente había pasado por un período de más de un año en el que me encontraba en un cuerpo más pequeño. Ahora estaba engordando de nuevo.
Me niego a subirme a la báscula, así que en realidad no sé cuánto peso he ganado. Puedo sentirlo en los rollos extra de la barriga y en la comodidad de algunas de mis prendas. 

En mi mente, tengo dos opciones: hacer la guerra contra mi cuerpo o rendirme al aumento de peso. 
La rendición es la capacidad de dejar ir el peso aplastante de las expectativas sociales y personales. 
Es ondear la bandera blanca, lo que significa que estoy renunciando a todos los métodos de cultivo dietético que tanto me he esforzado por hacer funcionar. 
Estoy reconociendo que en realidad nunca funcionaron en primer lugar. 
Sin embargo, esta opción no siempre es tan fácil. 
En cierto contexto, soy una activista positiva para el cuerpo y una activista positiva para la grasa. 
Yo abogo por la aceptación y la salud en todos los tamaños. 
Les digo a otros que valen la pena tal como son. 
Aunque cuando llega el momento de ponerlos en práctica dentro de mí mismo, es un gran desafío.
Todavía tengo días en los que me meto la barriga, con la esperanza de parecer más delgado para el mundo y para mí mismo. 

Trato de encoger para volverme lo suficientemente pequeño. 
Siento como si mi valor radicara en el número en la escala (aunque ahora soy una extraña a ella). 
Me miento a mí misma y me digo que nunca voy a encontrar una pareja si sigo subiendo de peso. 
Me doy por vencida por la comida que he consumido y me comparo con otras personas. 
El viaje positivo de mi cuerpo está lejos de ser perfecto; lucho con todas estas cosas. 
Una gran razón es el estigma del peso internalizado o la fobia a la grasa. 
Infesta mi mente y puede tomar el control si no tengo cuidado.
Quiero decir, mira el mundo: Tememos y despreciamos a la grasa. 

La gente es intimidada y discriminada por estar en cuerpos más grandes. 
La fobia a la grasa es muy real. 
Está arraigado subconscientemente; nuestra sociedad nos entrena para ser así. 
En los trabajos, los empleados gordos tienden a cobrar menos por el mismo trabajo. 
En las citas, a menudo tratan con personas que los fetichizan en lugar de verlos como humanos. 
En la moda, rara vez hay tallas disponibles más allá de la talla 16. 
En medicina, los médicos los ven como débiles de voluntad y perezosos. 
Esto no es rendirse en nuestra sociedad. 
Esto es intimidación y prejuicio. 
No es de extrañar que a la gente le cueste aceptar sus cuerpos cambiantes; hay muchas consecuencias por ser gordo.
La ironía de avergonzar a la grasa en nombre de la salud es que en realidad causa efectos adversos para la salud. 

Según una encuesta realizada por la revista Esquire, dos tercios de las personas dicen que prefieren estar muertos que gordos. ¿Puedes imaginarte el daño que esta cantidad de estrés le hace a tu sistema?
No es de extrañar que nos aterrorice subir de peso. 


Dejamos que esos mensajes se infiltren en nuestras mentes, y nos llevan a pellizcarnos la barriga como si fuéramos las peores personas del mundo. 
Por otro lado, ser delgado significa ser aceptado, volar bajo el radar, incluso ser halagado. 
Significa que la vida es más fácil porque no estás oprimido de esta manera. 
Aún así, la fobia a la grasa se las arregla para que nos entre en la cabeza a todos.
Cuando tienes miedo de lo que otras personas van a pensar de ti, llevas tu propio sentido de fobia a la grasa internalizada. 

Este fenómeno impacta incluso a aquellos que están en cuerpos más pequeños debido a los sentimientos negativos que tienen sobre sí mismos y sobre el mundo. Tiene sentido, entonces, que mi primera reacción a mi cuerpo no siempre sea el amor incondicional. 
Más bien, los viejos mensajes en mi mente decían: «No eres lo suficientemente buena. 
Eres repugnante. 
Nadie te amará nunca. 
Eres un fracaso.» Eran ruidosos e implacables. 
Estaba familiarizado con estos mensajes. 
Durante muchos años hice la guerra conmigo misma. 
Estaba atrapada en ciclos de atracones y restricciones que causaban estragos en mi cuerpo. 
Pensé que estaba siendo «saludable», pero en realidad estaba muy enferma. 
Estaba obsesionada con cada pequeña cosa que consumía, asegurándome de llevar setenta y dos calorías de mantequilla a mi aplicación MyFitnessPal y me puse histérico cuando me metí en una barra Twix. 
El control de peso me pertenecía. 
Constantemente pensaba en la comida. 
Los atracones y las restricciones crean terribles riesgos para la salud: enfermarse físicamente por comer demasiado o poco y tener el cabello quebradizo, sin mencionar las consecuencias emocionales que ocurren como el estrés, la obsesión y la ausencia de alegría. 
Odiaba mi propia existencia, y definitivamente estaba luchando una guerra contra mi cuerpo y contra mí misma. 
Pensé que había algo fundamentalmente mal en mí. 
Fue totalmente agotador.
Empecé a pensar que tenía que haber otra manera de relacionarme con mi cuerpo. Cuando tenía 22 años, descubrí el movimiento de positividad del cuerpo. 

Comencé con un programa llamado Bawdy Love, que trataba de ser una revolución para declarar en voz alta que todo el mundo es digno y que ningún cuerpo es vergonzoso. 
Comencé a seguir a personas con influencia positiva en línea como Megan Jayne Crabbe, Tess Holiday, Roz the Diva, Jes Baker, 
Las mujeres gordas llenaban mi comida. 
Eran hermosas y sin disculpas. 
Me enseñaron que la grasa no es mala y que las personas con cuerpos más grandes no son perezosas, insalubres o poco amables.
Ahora, debo decir que estoy en un cuerpo más pequeño. 

Tengo privilegios que mucha gente no tiene. 
Mi nivel de aumento de peso hasta ahora sigue manteniéndome en un cuerpo que es relativamente aceptado por la sociedad. 
No sé lo que es enfrentarse a la discriminación basada en mi tamaño.
Sin embargo, sé lo que es odiar tu cuerpo y pensar que estás quebrado. 

Sé lo que es hacer lo contrario de rendirse. 
Cuando vivo de esta manera, hago cosas como ejercicio hasta que me enfermo, elimino mis alimentos favoritos de mi dieta y regaño a mi cuerpo frente a otras personas. 
Así es como se ve la guerra.

En lugar de hacer esto, decidí rendirme al aumento de peso. 

Hago esta elección todos los días. 
Trato de dejar ir mis expectativas y mis ideas preconcebidas. 
Estoy levantando las manos. 
Esta no es una historia de felices para siempre donde todo es perfecto. 
Más bien, la aceptación del cuerpo requiere un trabajo riguroso, así como simplemente dejarme ser. 
Continúo disfrutando de mi comida libre de desórdenes alimenticios. 
Esto significa que no hay restricciones; todos los alimentos están disponibles en cualquier momento. 
No me oirás hablar mal de mi cuerpo ni del de los demás. 
Me niego a hacer dieta y me niego a complacer a otros en sus dietas. 
Para contrarrestar las voces que me dicen que no soy lo suficientemente buena, refútelas con «Eres digna y amable tal como eres». 
El peso es sólo un número. 
Estás bien.» Eventualmente, empecé a creer que estos pensamientos son ciertos. Una parte de mí piensa que tal vez, sólo tal vez, mi existencia en este planeta no es para nada. 
Al dejar ir la autocompasión, un hermoso sentido de sí mismo comienza a florecer. Rendirse es más difícil de lo que crees. 
El sesgo de peso internalizado es profundo. 
Creo que a veces salgo como alguien que tiene mucha confianza en mí mismo y en mi relación con mi cuerpo, pero se necesita mucho trabajo para llegar al punto de la rendición. 
El punto de estar libre de las garras de la cultura de la dieta. 
Todavía me meto la mano en la barriga, pero sobre todo con curiosidad. 
Si siento asco, rápidamente trato de cambiar mis pensamientos para tener compasión y confianza. 
Me doy cuenta cuando mis muslos están presionados contra un banco. Sonrío, agradeciendo que mis piernas me muevan.
No me subo a la balanza porque sé que no puede decirme nada sobre mi valor. 

Los números son irrelevantes. 
Abro los brazos para aumentar de peso, aunque a veces respiro profundamente primero. 
Aceptarlo significa sanar de una relación desordenada con mi cuerpo y mi comida. 
El aumento de peso es un indicador de que estoy viviendo con alegría en mi vida. 
Estoy disfrutando de las comidas con mis amigos, comiendo bocadillos en el trabajo y tomando segundos. 
Estoy comiendo cuando tengo hambre, ¡qué alivio!. Me estoy cuidando profundamente, y puede que eso no se parezca a las definiciones de otras personas sobre el autocuidado. 
No hay problema. 

La fobia a la grasa puede decir que estoy siendo estúpida, pero elijo rendirme hoy. 
Para mí, eso significa desechar concepciones de toda la vida de que no soy lo suficientemente bueno. 
Significa no seguir corriendo en círculos, tratando de perder peso. 
Se está abriendo a la idea de que hay otra manera de hacer esto. 
Es paz y alegría.
Soy Espiritual

domingo, 6 de octubre de 2019

Ocho trastornos de salud que hay que vigilar en Otoño


La bajada de la presión atmosférica y de las horas de luz en ésta estación, son los principales responsables de la especial manifestación de una serie de alteraciones y enfermedades.
1- Gripe y resfriados: Aumentan a partir del otoño por la mayor resistencia de los virus en el aire frío. La mejor forma de combatir la gripe y los resfriados es ventilar las casas, lavar la ropa con frecuencia, evitar cambios bruscos de temperatura, además de tener una dieta variada en vegetales y rica en proteínas y grasas también de origen animal.
2- Neumonía: Como consecuencia de gripes mal curadas y también por la inmunodepresión debida a los días más cortos.
3- El aire frío y húmedo irritan nuestras vías respiratorias.
4- Dermatitis: Los ácaros del polvo son los responsables, debido a su proliferación en ambientes húmedos, calientes por calefacciones y poco ventilados y sobre todo cuando hay alfombras y moquetas.
5- Enfermedades reumáticas( aquí entro yo), son un grupo muy alto de trastornos de dolor que afectan a las articulaciones cuando hay cambios de presión atmosférica algo que ocurre con mucha más frecuencia en Otoño.
6- Astenia otoñal: Provocadas por la disminución de las horas de luz solar y sus consecuencias en el aumento de producción de la hormona melanina.
7- Úlcera péptica: Se desconoce el por qué pero el otoño es una época propicia por el abuso de antiinflamatorios.
8- Deficiencia de vitamina D: La falta de ésta vitamina puede derivar de problemas anímicos, inmunitarios, artríticos, etc. debido a que progresivamente nos vamos exponiendo menos al sol.

viernes, 4 de octubre de 2019

LA TRANSICIÓN A UNA DIETA ALTA EN FRUTAS Y VEGETALES

En nuestro entusiasmo inicial por acercarnos a una dieta más acorde a nuestra naturaleza humana, es fácil que nos dejemos llevar por esa motivación inicial y cometamos el error de hacer el cambio de forma drástica y sin pasar por un proceso de transición. 
Esto es un grave error y puede traer consecuencias negativas tanto a nivel físico como emocional, haciendo muy posible la vuelta a los antiguos patrones de alimentación insanos.


A nivel emocional, podemos sentirnos privados, deprimidos y con un alto estrés añadido que puede desembocar en crisis de ansiedad, efectos rebote, ataques compulsivos de comer y estados depresivos.
Es importante ir muy poco a poco, adaptando la dieta a nuestras vidas, eliminando progresivamente aquellos alimentos a los que llevamos años apegados.
Otro peligro es caer en el aislamiento y evitar situaciones sociales para “no caer en la tentación”. Hay que tener en cuenta que por muy saludable que nos parezca una dieta, la salud física siempre debe ir acompañada de la salud emocional.
A nivel físico, la adopción de una dieta tan pura de forma drástica, nos va hacer entrar en crisis curativas demasiado fuertes, por la eliminación de toxinas, que el cuerpo no va a saber gestionar y llevarnos a procesos peligrosos de toxicidad.
Por otro lado, nuestro sistema digestivo, normalmente dañado por años de alimentación incorrecta, debe ir adaptándose y sanando, teniendo en cuenta las cantidades adecuadas y la correcta combinación de estos alimentos.
Elegir una dieta basada en frutas y vegetales es una de las más maravillosas decisiones que podemos tomar en nuestras vidas.
Respetando nuestros ritmos, escuchando nuestro cuerpo, siendo amorosos con nosotros, podremos mantener este estilo de vida en el tiempo y nos llevará a restablecer nuestra salud y bienestar.
Lorea Navarro & Nutrición Consciente y Salud

martes, 1 de octubre de 2019

Si un gato te elige a ti, es por esta maravillosa razón

Hay una diferencia intrínseca entre un perro y un gato y cómo eligen a sus dueños. 
Un perro se adaptaría felizmente a su dueño, pero un gato escogerá si usted es digno de él. 
Ahora, como única mascota que elige a su dueño, su opinión siempre tiene ventaja. 
Hay momentos en los que te encuentras adoptando involuntariamente a un gato, donde simplemente se aferra a ti y quiere abrazos y arañazos. 
Recuerde, este no es un evento ordinario, ya que los gatos usualmente gravitan hacia la gente espiritual. 
La historia muestra que los gatos siempre han estado conectados con la existencia humana, como un igual. 
Son espirituales y son símbolos de alta energía. 
También pueden ser intuitivos, tienen poderes psíquicos y tradicionalmente han sido asociados con rituales. 
De hecho, sus auras pueden ser comparadas con las nuestras. 
Como los gatos son seres espirituales y son muy intuitivos, a menudo los usan para elegir a sus dueños. 
En realidad, su modo de elegir se parecería al de un humano.
Ellos gravitan hacia aquellos cuyas vibraciones coinciden con las suyas. 

De la misma manera que nosotros los humanos generalmente buscamos gente con la que vibrar. 
Guías Espirituales Sólo porque los gatos son animales que no pueden hablar, no pienses que no pueden ser tu gurú en la vida. 
En muchos casos, las personas que no responden bien a los terapeutas, psíquicos o yoguis a menudo se encuentran como buenos compañeros de un gato.
La presencia de un gato en tu vida, promete compañía y guía a nivel espiritual. 

En su estado actual, los gatos siempre han sido considerados como expertos en conocimiento espiritual y portadores de una vasta sabiduría. 
Esto puede estar parcialmente en sintonía con su capacidad para mantener altos niveles de energía en todo momento.
También puede ser que un gato te haya elegido porque siguió la buena fortuna, y lo encontró en ti. 

Recuerda, si rechazas a este animal, o el animal te da la espalda pronto, te encontrarás con mala suerte y esa mala fortuna se quedará durante bastante tiempo. 
Y eso sería principalmente en el sector financiero o en su bienestar. 
Es un concepto erróneo que la mayoría de la gente tiene de que los gatos traen consigo tanto el bien como la desgracia. 
Mientras que, la verdad es que los gatos evitan la mala suerte y son mejores en evitarla que los humanos, simplemente porque están tan conectados a un nivel espiritual.
Así que, si encuentras un gato persiguiendo tus pasos, podría ser el mejor momento para lanzar esa idea tuya, o comprar un billete de lotería, tal vez. 

Sumérjase en el mundo espiritual con su gato.
Si tu gato te eligió a ti, siéntete dichosa porque te enseñará de manera sutil maravillosas lecciones espirituales.