jueves, 20 de julio de 2017

Estudiante de la vida

Estudiante de la vida

Los que recorremos el sendero espiritual deberíamos tener la meta de aprobar con honores. Esto significa que la comprensión y el poder espiritual de Dios se han asimilado tan bien que ni un solo desafío de la vida se afronta sin ecuanimidad o verdad. El corazón es misericordioso y altruista, nunca se apena ni causa tristeza. Los sentimientos son puros, es decir, libres de necesidades o expectativas, y estos sentimientos puros se comparten en abundancia con los demás.
Y no habremos conseguido esto convirtiéndonos en ermitaños y alejándonos de la vida cotidiana, sino permaneciendo completamente en el mundo.
Ahora es el momento de convertirnos en tal exitoso estudiante de la vida. No deberíamos dudar de nosotros mismos. Nuestra propia determinación nos dará la fortaleza para avanzar y progresar. Tengamos fe en esto y prosigamos en el camino.

B.Kumaris


miércoles, 12 de julio de 2017

El amor espiritual

El amor es la cualidad principal en cualquier relación, pero el amor espiritual es el que nunca provoca tristeza. En primer lugar, es amor por la verdad, y cuando hay una experiencia de la verdad en el yo, el amor se convierte en un fuego que destruye la negatividad.
En el amor espiritual se pone de manifiesto la experiencia de la individualidad sin ser individualista. Es un amor que entrega, que no busca nada a cambio, igual que el sol no busca el reconocimiento de su brillo. No crea dependencia, es real y puro.
Cuando consigas alejarte del egoísmo y del apego, podrás dar fuerza espiritual, es decir, amor espiritual a los demás.

El amor espiritual es tener un corazón grande
capaz de albergar al mundo entero.

 
No hay necesidad de pensar que debes tener misericordia de esa persona o que debes respetar a tal otra. El respeto y la misericordia son naturales. El sentimiento de benevolencia reina y la comprensión guía los pasos.
B. Kumaris

domingo, 9 de julio de 2017

La dieta mediterránea agoniza

La dieta mediterránea agoniza

Se alaba a España y a otros países de nuestro entorno geográfico como paraíso de la dieta mediterránea pero… ¿de verdad se puede denominar así la dieta que seguimos hoy en día?
Comidas preparadas, profusión de alimentos industriales, prisas en la cocina y locales de comida rápida por doquier no parecen responder al alabado patrón de dieta mediterránea.

Y de hecho, un informe que acaba de publicar la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) analiza el impacto de los cambios del estilo de vida y de la globalización en la dieta mediterránea, una dieta que hasta ahora era “modélica” para el resto del mundo.

Hasta tal punto es (o quizá ya haya que decir “era”) una dieta ideal, tanto en términos dietéticos como por la sostenibilidad que representa para el medio ambiente, que en 2010 fue declarada por la Unesco “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.

¿Qué es la dieta mediterránea y por qué es tan buena?

Más o menos todo el mundo sabe cuáles son los “ingredientes” de la dieta mediterránea: básicamente un alto consumo de vegetales (frutas, verduras, legumbres y frutos secos), un consumo moderado de carne y pescado (y dentro de éstos, un consumo preferente de pescado azul), de cereales (sobre todo trigo), aceite de oliva, vinagre, utilización de condimentos y especias, ajo y cebolla, y una copa de vino con las comidas.

Este patrón de alimentación, característico de países como España, Portugal, Francia, Italia, Grecia y Malta, se asocia a una vida larga y saludable, a una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, a menor riesgo de deterioro cognitivo y menores tasas de sobrepeso, así como a un menor índice de obesidad abdominal (un indicador del riesgo de diabetes, hipertensión, infarto y accidente cerebrovascular). Incluso a un menor riesgo en la incidencia y mortalidad por cáncer, a sufrir enfermedades pulmonares, asma y alergias y a beneficios a la hora de conservar la masa ósea.

Pero la dieta mediterránea no es sólo lo que comemos, sino que abarca todo el proceso que conduce a los alimentos desde la tierra y el mar a la mesa. Como declaró la Unesco: “es una filosofía de vida basada en una forma de alimentarnos, de cocinar los alimentos, de compartirlos, de disfrutar de nuestro entorno y nuestro paisaje, de vivir y de relacionarnos con el medio”. Y es que los mediterráneos no nos sentamos a la mesa sólo para comer, sino “para comer juntos y disfrutar de la compañía de amigos y familia”.

Salud, economía y sostenibilidad

Los beneficios de la dieta mediterránea (y los perjuicios de su abandono) no se limitan a la salud de sus gentes, sino que tienen un enorme impacto en el medioambiente y en las economías locales. Y es que debido a que se basa en gran parte en las hortalizas, tiene un escaso impacto en el medioambiente y requiere menos recursos que la producción animal. Por ello es sostenible y ha sido históricamente compatible con las economías locales.

El gran reto de los sistemas de alimentación es proporcionar a las poblaciones suficientes alimentos en cantidad y calidad, a la vez que se preservan los ecosistemas. Hay evidencias claras del coste que supone la dieta de una población en el medioambiente, en la economía y en la salud de esa población.

La sostenibilidad, el consumo de agua, los alimentos y las dietas están íntimamente conectados. Y la dieta mediterránea -hasta ahora- era un ejemplo de cómo funcionaba a la perfección ese engranaje.
Pero curiosamente, sólo cinco años después de que la dieta mediterránea fuera reconocida por un organismo internacional como algo digno de alabanza, otro organismo internacional ha tenido que alertar del riesgo de su desaparición.

La globalización, la comercialización de alimentos y los cambios en los estilos de vida están alterando los patrones de consumo en el Mediterráneo”, asegura la FAO en su informe.

El turismo, el desarrollo urbano, el agotamiento de los recursos naturales y la pérdida de los conocimientos tradicionales están acabando con la riqueza dietética y medioambiental del Mediterráneo. Cada vez llegan más productos de fuera de la región, los paisajes locales se han transformado en monocultivos no nativos mejorados (actualmente sólo se produce un 10% de las variedades de cultivos tradicionales) y también ha disminuido el número de razas de animales en todo el Mediterráneo.


Conclusiones alarmantes

Ya en el año 2012, expertos del Centro Internacional de Altos Estudios Gastronómicos Mediterráneos -CIHEAM- (coautores del informe de la FAO) celebraron un seminario internacional cuyas conclusiones no podían ser más alarmantes respecto a la evolución de los sistemas alimentarios en los países mediterráneos:
  • Los patrones de consumo y producción de alimentos actuales no son sostenibles en la cuenca del Mediterráneo, debido a la pérdida de biodiversidad, la degradación de los recursos naturales, la contaminación por pesticidas, el cambio climático, el alto consumo de energía y agua, la alta dependencia de las importaciones y la vulnerabilidad de muchas comunidades rurales y urbanas.
  • En la cuenca mediterránea se están produciendo numerosos problemas de nutrición (desnutrición, deficiencias de micronutrientes, sobrepeso y obesidad…) debido al cambio reciente y drástico en los patrones dietéticos. La evolución de las enfermedades relacionadas con la dieta (obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, ciertos tipos de cáncer…) son alarmantes.
  • El efecto protector sobre la salud de una buena adherencia a una dieta de tipo mediterráneo se ha puesto en evidencia en numerosas ocasiones por estudios científicos y médicos desde la década de 1960.

Nuestra responsabilidad

Cada uno de nosotros tenemos responsabilidad en este asunto. Si dejamos de comer en familia, de disfrutar de conversaciones alrededor de la mesa descubriendo a nuestros hijos sabores naturales, buenos alimentos y condimentos naturales, y lo sustituimos por una visita al restaurante de comida rápida de turno, ¿qué herencia dietética y cultural les estamos dejando? Estamos creando una generación de niños con sobrepeso cuyo máximo placer gastronómico es ir al McDonald´s e incapaces de comer si no embadurnan la comida de ketchup.

Y estamos contribuyendo, a una pequeña escala que se agiganta si sumamos la de toda la población, a acabar con la riqueza medioambiental y la sostenibilidad de todas nuestras regiones. Porque detrás de cada una de nuestras decisiones de consumo hay muchas implicaciones. Cuando cogemos el carro y lo vamos arrastrando por el supermercado llenándolo con los productos que vemos en los estantes, estamos haciendo mucho más que la compra. Por supuesto, estamos implicando a nuestra salud en esas decisiones, pero también estamos dejando una huella en el medioambiente y en las economías de los productores de nuestras regiones.

El verano es un magnífico momento para recuperar la dieta mediterránea, utilizando alimentos frescos de temporada que además exigen preparaciones más sencillas, acordes al buen tiempo. Y también para recuperar las comidas en familia y con amigos y el placer de la charla en torno a la mesa.
Si está de acuerdo en que debemos recuperar las bases de nuestra dieta, le animo a que también involucre a sus amigos y familiares. buenas y saludables ideas.
¡A su salud!
Juan-M. Dupuis

jueves, 6 de julio de 2017

Batidos refrescantes y saludables para cada día de la semana

Batidos refrescantes y saludables para cada día de la semana

Los batidos de frutas y verduras orgánicas de toda la vida original y delicioso con el que además podrá cuidar su salud este verano: 

Ingredientes (para un mínimo de 2 personas):
  • 1 aguacate.
  • 1 puñado generoso de espinacas frescas.
  • 8 cubitos de hielo.
  • 350 ml de zumo de piña natural.
  • 2 kiwis.
Elaboración 

Meta todos los ingredientes en una batidora lo suficientemente potente como para triturar el hielo. 

Bata y después compruebe la consistencia. Si el batido ha quedado demasiado espeso, añada un poco de agua y vuelva a batir. 

Y… ¡listo! Ya puede disfrutar en casa de este delicioso batido; ¡le encantará tanto a usted como a toda su familia!

Un smoothie muy equilibrado

Este batido contiene dos de los mejores superalimentos del mundo: las espinacas y el aguacate. 

Las espinacas están llenas de clorofila, que bloquea la acción cancerígena de los compuestos derivados de cocinar a la parrilla las carnes y las verduras, entre otros.

También son ricas en potasio, ideal para las personas que sufren hipertensión porque contrarresta el exceso de sodio en el cuerpo. 

Las espinacas son incluso más ricas en calcio que los productos lácteos, pero es que además también poseen vitamina K, indispensable para la correcta absorción de ese calcio y para reducir por tanto el riesgo de fracturas. 

Además, contienen hierro y vitaminas A y C indispensables para una piel bonita y para un cabello abundante y sano. 

¡Y sus beneficios no se quedan ahí! Pero yo sí debo dejarlo aquí para hablarle también del resto de protagonistas de este delicioso batido: 

El aguacate, por su parte, contiene grasas monoinsaturadas, buenas para el corazón, así como vitamina K, antioxidantes (en concreto, luteína y zeaxantina) y gran cantidad de potasio (más que los plátanos, por ejemplo).  

La piña es también rica en potasio, manganeso y magnesio, pero lo más destacable de ella es, sin embargo, que contiene una enzima única, la bromelina. 

Los estudios han demostrado que esta enzima alivia los dolores articulares y, de hecho, se prescribe para acelerar la recuperación tras lesiones deportivas u operaciones.

Por último, los kiwis están llenos de vitaminas que actúan como antioxidantes para regenerar la piel y combatir su envejecimiento desde el interior.  

Además, no hay que olvidar que todas estas frutas y verduras son ricas en fibra, con lo que también ayudan a regular su tránsito intestinal.

martes, 4 de julio de 2017

El juego de la vida




La tolerancia consiste en crear un espacio para desarrollar una interacción de calidad con los demás. La calidad es el resultado de la igualdad.

Debemos comprender que todos los seres tienen cualidades innatas positivas y que cada uno de nosotros tiene una parte eterna en nuestro interior que debemos expresar de la manera única que nos caracteriza a todos.

Cuando fomentemos esta igualdad de visión, respetaremos, aceptaremos y apreciaremos la existencia de los demás. Esta coincidencia ordenada, de unos con otros, complementa la diferencia.

Para cada uno, ser único ofrece algo diferente pero necesario para el total. Así es como se supone que es el juego de la vida.


Extracto del libro:
LA BÚSQUEDA DEL BIENESTAR
Utiliza tus ocho poderes
Ed. Brahma Kumaris

sábado, 1 de julio de 2017

¿Cuál es más sana, la mantequilla o la margarina ?

mantequilla o margarinaMuchas veces he contestado a la pregunta : cuál es más sana, la mantequilla o la margarina ?
y la respuesta es bastante sencilla: la mantequilla !
En cuanto a la energía que aporta cada una podemos decir que es la misma ya que los dos, químicamente hablando son lípidos. Por lo tanto aportan aproximadamente 9 calorías por gramo.
La mantequilla no posee los alérgenos comunes de otros lácteos como la lactosa (azúcar) y la caseína (proteína)., tiene colesterol y grasas saturadas. También es una fuente de vitaminas liposolubles.
Pero el colesterol no es el problema. Las observaciones de muchos profesionales de la salud natural indican que la química del cuerpo equilibrada es la clave para normalizar el colesterol. Dr. William Koch escribió:
“… El colesterol no es ningún problema cuando la combustión de los alimentos es eficiente y la generación de energía de los alimentos es la adecuada ”
La mayor parte del colesterol es fabricado dentro del cuerpo. Un máximo de aproximadamente 4% de todo el colesterol proviene de la dieta. El colesterol es la materia prima de las hormonas del estrés (suprarrenales) y las hormonas sexuales. El cuerpo suele reaccionar al estrés produciendo más colesterol. Esto permite que el cuerpo produzca más hormonas del estrés para el “combate”.
Pero el  problema realmente aparece cuando nos preguntamos cual de las dos se acerca más a un alimento en su estado natural. Y decididamente no es la margarina.

La principal diferencia entre ellas es que la margarina es de origen vegetal y la mantequilla es de origen animal.
Luego, sabiendo que la principal diferencia entre un lípido de origen vegetal con uno de origen animal es que el primero permanece líquido a temperatura ambiente y el segundo es sólido.
Obviamente vemos que la mantequilla cumple con ésta ley física y la margarina no.
Y no la cumple porque a la materia prima del aceite vegetal con el que se fabrica la margarina, la cual es un aceite vegetal refinado y extraído con procedimientos químicos y a altas temperaturas  (no ha sido conseguido por métodos mecánicos, prensados en frío)  ha sido “hidrogenada“. Éste es el proceso de adulteración química necesaria para que un lípido de origen vegetal se mantenga sólido a temperatura ambiente. Las altas temperaturas además destruye las vitaminas que pudiera tener originalmente.
Por la hidrogenación pasa a ser mayormente una grasa saturada en lugar de insaturada con el agravante de que es en la forma “trans”.
Según Wikipedia las “grasas trans son mucho más perjudiciales que las saturadas presentes en la naturaleza (con forma cis), ya que son altamente aterogénicas y pueden contribuir a elevar los niveles de lipoproteínas LDL y los triglicéridos, haciendo descender peligrosamente los niveles de lipoproteínas HDL. Ejemplos de alimentos que contienen estos ácidos grasos son: la manteca vegetal, margarina y cualquier alimento elaborado con estos ingredientes.
Como dijo un gran especialista en el mundo en materia de grasas: ” si a la margarina le añadimos un proceso de hidrogenación más lo convertiríamos en pástico”

Mi consejo: aléjese de todo alimento adulterado químicamente.
Como saberlo es el problema verdad ?
Sólo piense en como lo ha hecho la naturaleza y cuanto se ha alejado de ello por la manipulación de la industria para sus fines económicos.
Muybio