sábado, 28 de febrero de 2015

¿Cómo Salir del Pozo de la Desesperación?‏

Aquél que sienta la necesidad de trabajar para el bien de la humanidad que no se pregunte si va a tener éxito o si va a fracasar, porque esta pregunta introduce en él una indecisión, una duda que lo frena en su impulso. Debe trabajar, eso es todo. La historia de los pueblos nos enseña que no podemos juzgar el valor de los seres tomando como único criterio sus éxitos o sus fracasos. Aquéllos que triunfaron no son necesariamente los más grandes, y los que fracasaron no son tampoco de menor elevación. Su ejemplo alimentó el impulso de una multitud de otros seres, fueron como una semilla, una levadura; un día, alcanzarán la meta y mejor aún de lo que esperaban.
Cada criatura viene a la tierra con una misión determinada y, a menudo, aquéllos a quienes se han encargado las misiones más grandiosas están destinados a fracasar, al menos en apariencia. Pero han preparado el terreno – y eso es lo más difícil – para otros que, beneficiándose de sus esfuerzos, triunfarán. Por eso los que obtienen los éxitos deben pensar con gratitud en todos los hombres y mujeres que, antes que ellos, trabajaron para que estos éxitos fuesen posibles. Estos hombres y estas mujeres hicieron sacrificios, a veces incluso fueron víctimas, pero puede que vuelvan en otra vida para recoger el fruto de su trabajo.
Es bueno que el que ha obrado mal reconozca su falta y se arrepienta, pero eso no basta. Aunque los remordimientos y las lágrimas que los acompañan sean a veces una especie de purificación, para ser perdonados hay que reparar.
Habéis hecho daño a alguien y vais a pedirle disculpas. Si las acepta, está muy bien, pero os queda por reparar los perjuicios causados: sólo entonces quedaréis liberados. Decir al que habéis perjudicado: «Estoy desolado, perdóneme…» no basta, y la ley divina os va a perseguir hasta que hayáis reparado el mal que habéis hecho. Diréis: «¡Pero la persona perjudicada me ha perdonado!» No, la cuestión no se resuelve tan fácilmente, porque la persona es una cosa y la ley es otra. La persona os ha perdonado, desde luego, pero la ley, la ley divina no os perdona, persigue hasta que hayáis reparado. Evidentemente, el que perdona da pruebas de nobleza, de generosidad. Pero el perdón no resuelve la cuestión: el perdón libera a las víctimas, a aquéllos que han sido maltratados, perjudicados, pero no libera a los culpables. Para liberarse, el culpable debe reparar.
mision vida
Para que el gozo no os abandone, esforzaos por elevaros lo más a menudo posible hasta las regiones del alma y del espíritu. Sólo el alma y el espíritu tienen el poder de haceros vivir en el espacio infinito y en la eternidad. Entonces, aunque os sacuda alguna desgracia, aunque sufráis, seguiréis sintiendo el gozo.
El sufrimiento y el gozo… Diréis que no es posible vivir a la vez dos estados tan contradictorios. Sí, es posible. ¿Por qué? Porque estamos hechos de dos naturalezas: una naturaleza puramente humana, que es débil, vulnerable, y que siente siempre de forma dolorosa la menor contrariedad, el menor obstáculo, la menor pérdida; y otra naturaleza superior a la que ningún mal puede alcanzar, porque vive en una eterna luz, en una eterna felicidad. Si aprendéis a observar todo lo que os sucede desde el punto de vista de vuestra naturaleza superior, acabaréis descubriendo incluso que la tristeza y la pena, son una especie de limo fértil con el que pueden alimentarse para desarrollarse los árboles y las flores de vuestro jardín interior.
Liberados de las tareas materiales más penosas, gracias al invento de máquinas y de aparatos cada vez más perfeccionados, los humanos deberían tener todas las condiciones para su desarrollo. En vez de esto, vemos cómo se desviven, se agotan como si se creyesen obligados a adoptar el mismo ritmo que sus máquinas. Es necesario para la economía del país, según dicen… Y así es cómo la economía prospera, mientras que ellos se van a los hospitales y a los cementerios.
Que dejen las máquinas funcionar, pero ellos que aprendan a
detenerse para recargarse con energías puras. Sí, de vez en cuando, a lo largo del día, hay que pensar en hacer una pausa, dejar de moverse, de hablar e incluso de pensar. Si no, es cómo si dejásemos abiertos todos los grifos del agua, del gas y de la electricidad: pronto ya no quedaría nada, toda la energía se habría ido, los depósitos se vaciarían. La inmovilidad y el silencio sirven para llenar los depósitos. Así que, en cuanto podáis, deteneos, cerrad los ojos, haced el silencio en vosotros y conectaos con las fuentes de la vida y de la luz. Os sentiréis regenerados, física y psíquicamente, y podréis volver al trabajo fácilmente.
Omraam Mikhaël Aïvanhov

viernes, 27 de febrero de 2015

¿Cómo es eso que no tienes tiempo para la espiritualidad?

Los ejercicios espirituales no son gran cosa por sí mismos. Sólo son verdaderamente eficaces y benéficos si son ejecutados a la luz de una enseñanza que dé conocimientos sobre el mundo invisible, los diferentes seres que lo habitan, las leyes que lo rigen y las fuerzas que circulan en él. Y más importante todavía, una enseñanza espiritual que revele cómo está construido el ser humano, cuáles son en él los órganos, los centros sutiles gracias a los cuales puede entrar en relación con las regiones luminosas del espacio. Pero ni siquiera esto es suficiente. El que ha recibido este saber, debe decidirse a cambiar su manera de vivir, a sacrificar las actividades y costumbres que contradigan los objetivos de la Ciencia iniciática.
Ahí tenéis lo esencial, tomadlo en consideración. No os limitéis a una comprensión intelectual de la espiritualidad, sino procurad adquirir la comprensión verdadera, esta comprensión que invade el cuerpo entero hasta la más mínima célula. Cada ejercicio tomará entonces para vosotros un verdadero sentido, os iluminará y os reforzará.
¡Que los humanos modifiquen su opinión sobre la naturaleza y modificarán su destino! Si piensan que está viva y es inteligente, que las piedras, las plantas, los animales, las estrellas, están vivos y son inteligentes, ellos mismos se volverán más vivos y más inteligentes. La naturaleza es el cuerpo del Creador. Por eso, no sólo deben mostrarse atentos y respetuosos con ella, sino que deben acercarse a ella con un sentimiento sagrado.
En realidad, sea cual fuere la manera en que los humanos se comporten, esto no cambiará gran cosa para la naturaleza: todas las agresiones que le infringen sólo son pequeñas pérdidas, pequeñas heridas en este inmenso cuerpo cuyos límites ni siquiera conocemos; pero son ellos, los humanos, quienes se destruirán primero. En cuanto a la naturaleza, una vez liberada de estos insensatos, se restablecerá: ¡la naturaleza tiene recursos! Es pues por las consecuencias que su actitud tendrá sobre ellos mismos que los humanos deben mostrarse respetuosos con los animales, con las plantas, con las piedras. Su conciencia ganará en profundidad y se enriquecerán con toda esta vida que respira y vibra a su alrededor.
Pensad en todas las entidades que pueblan el universo, desde las profundidades de la tierra hasta las estrellas, y esforzaos por comulgar cada día con ellas. Sólo con el amor podéis llegar a esta comunión. Si amáis la naturaleza, la oís hablar dentro de vosotros, vivir en vosotros porque vosotros sois también una parte de la naturaleza.
¡Cuántos dicen que no tienen tiempo para dedicar a los ejercicios espirituales! Por la mañana deben ir a trabajar, antes incluso de salir de casa ya tienen muchas cosas que hacer, y cuando vuelven por la noche sucede lo mismo… Pues bien, puesto que no tienen ni siquiera unos minutos cada día para estar en la armonía y la luz, seguro que los tendrán para vivir en las turbulencias, los desórdenes y las tinieblas.
Si hay algo que con toda seguridad ocurre en la vida, es que a veces estemos tristes, decaídos y desanimados; y lo que no es tan seguro es que estemos felices, fuertes y serenos. ¿Por qué? Debido a esta frase que todos tienen en la boca: «¡No tengo tiempo!» He ahí una forma cómoda de justificar la pereza y la inercia. Ni un minuto para recogerse, ni un minuto para decir al menos una oración o hacer un ejercicio con el fin de volverse más resistente, más iluminado… ¿Qué destino se preparan de esta manera? En realidad, cuántas veces pierden su tiempo. ¡Qué aprendan a ganarlo! Y lo ganarán precisamente cuando comprendan que si consagran cada día unos momentos en contactar con la luz, ello les evitará cometer errores que, para repararlos, necesitarían mucho tiempo.
Pensáis que es imposible aportar la luz y la paz a todos los humanos de la tierra, ¡son tan numerosos! Si presentáis la cuestión de esta manera, tenéis razón, desde luego. Pero cuando se conocen ciertos métodos, esto es posible.
Intentad, por ejemplo, de imaginar a la humanidad como un solo ser. Sí, imaginad al mundo entero como un ser que está ahí, cerca de vosotros, y que le tendéis la mano dándole mucho amor… Las pequeñas partículas que se escapan entonces de vuestra alma, se van en todas direcciones por el espacio y se derraman sobre todos los humanos, inspirándoles pensamientos y sentimientos más generosos, más fraternales. Lo que hacéis para este ser que os imagináis, va a llegar, de esta manera, a los hombres y a las
mujeres de toda la tierra. Si fuésemos cientos, miles haciendo este ejercicio, un soplo nuevo, un soplo divino pasaría a través de todas las criaturas y, un día, ellas también se sentirían transportadas por un ideal de luz y de paz.
Omraam Mikhaël Aïvanhov

jueves, 26 de febrero de 2015

Beber de latas o botellas de plástico forradas con bisfenol A puede aumentar la presión arterial

En los últimos años se han publicado numerosos estudios que relacionan el bisfenol A (BPA) con multitud de problemas de salud. El ultimo de ellos ha sacado la luz que beber de botellas de plástico podría elevar la presión arterial si están forradas con esta sustancia química.
Este material se suele utilizar en la fabricación de envases de alimentos como botellas, latas de conserva, tapones de bebidas, tapers de plástico y biberones de alimentación, además de encontrarse en las películas de protección utilizadas en el interior de latas de alimentos y bebidas.


A pesar de que jamás ha sido utilizado como un ingrediente por la industria alimentaria, suele contaminar la comida que entra en contacto con él, por lo que pasa al cuerpo humano. Su uso está tan extendido que incluso es habitual encontrarlo en la sangre humana, la orina, o en el líquido amniótico y la placenta.
El bisfenol A está clasificado como un disruptor endocrino: una sustancia que altera el equilibrio de las hormonas y que ha sido relacionadas con la aparición de múltiples y variados problemas de salud, como una mayor infertilidad, la aparición de cánceres hormonodependientes, y diabetes. También provoca reacciones negativas en los testículos incluso en pequeñas concentraciones, tal y como ha evidenciado una investigación realizada por la Universidad Paris Diderot (Francia) y publicada en la revista 'Plos One'.
Muchos de los efectos anteriormente descritos han aparecido en ratas de laboratorio que han sido expuestas a este componente. Por dichos descubrimientos, países como Francia han prohibido por completo su uso en cualquier aspecto relacionado con la alimentación o el almacenamiento de comida.
Ahora un nuevo trabajo, realizado por Yun-Chul Hong, de la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional de Corea del Sur, relaciona el consumo de agua proveniente de botellas de plástico recubiertas con bisfenol A con una aumento de la presión arterial y la variabilidad de la frecuencia cardiaca.

Alta concentración en latas
Para su estudio, Yun-Chul Hong preparó un ensayo con 60 adultos, en su mayoría mujeres mayores de 60 años. A cada participante se le proporcionó al azar leche de soja de dos maneras:  en botellas de vidrio y latas. Más tarde, analizó su orina y se analizó su concentración de BPA, la presión arterial y la variabilidad de la frecuencia cardiaca dos horas después del consumo de cada bebida. Lo que se encontró es que las personas que habían bebido en lata tenían una concentración de BPA en sangre hasta 1.600% superior que antes de empezar la prueba. Además, su presión arterial había aumentado considerablemente (5 mm Hg) y su frecuencia arterial se había acelerado.
Según advierte el autor del estudio, estos indeseables efectos pueden tener consecuencias fatales  en personas que tengan problemas cardiovasculares.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Las 4 Leyes Espirituales de Sai Baba



image
La primera ley dice:
"La persona que llega es la persona correcta", es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:
"Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido".
Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante..
No existe el: "si hubiera hecho tal cosa….hubiera sucedido tal otra…". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera ley dice:
"En cualquier momento que comience es el momento correcto".
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última ley dice:

"Cuando algo termina, termina".
Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegue a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!

¡Vive Bien, Ama con todo tu Ser y sé Inmensamente Feliz! 
"Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor, Recuerda:
Si eliges el mundo quedarás sin amor,
pero si eliges el amor,
con él conquistarás al mundo."
Albert Einstein

martes, 24 de febrero de 2015

Beneficios de la Sal Marina


image
Nadie imagina todas las grandes diferencias que existen entre ambas sales. Una da vida … La otra….mata.
La longevidad, se debe al perfecto equilibrio, y de forma estable, que los minerales, (y otros elementos ) esten siempre presentes, en los procesos internos celulares.
Sal Marina que alimenta…

“Es el mayor concentrado de minerales… naturales.
Es el mayor alimento que la naturaleza ha creado.
En las exactas medidas, que lo requieren las células”….
Carecemos de los minerales sin la sal marina .

Y, la otra, la Sal Común…mata. (De a poco, pero mata).
Sin pensarlo, comemos…nosotros , y toda nuestra familia,
Sal Común,” solo 100% Sodio”. Tan dañina a todos los órganos como ya sabemos. Aumenta la presión arterial…etc. etc.
Veamos…

El mar se mueve ondularmente desde hace millones de años, desgastando todos los minerales, y piedras que existen en el planeta… Y esas partículas, están en suspensión en el agua del mar.
El hombre descubre que,… evaporando el agua del mar…queda la SAL MARINA. Esto lo realiza en zonas muy calientes y desérticas, canalizando el agua, hacia lugares para su natural evaporación.
Al analizarla, verificamos que contiene…casi en las mismas proporciones, casi idénticas que en el suero sanguíneo ,” todos los minerales que el organismo requiere”.
Aunque pareza mentira, esas proporciones son increíblemente parecidas… exactas. (Por esto se dice que venimos del mar. )
Si esto es así… por qué nos venden sal común…?
( nadie lo sabe…porque, no es mas cara, que la sal marina ).

Si consumiendo Sal Marina encuentramos “todos ” los minerales que el cuerpo necesita … por qué nadie lo dice…? (tampoco lo sabe la gente…) (…y no es algo masificado).
Lo importante es divulgarlo, para que todos consuman la totalidad… y.. casi al mismo precio, en cualquier dietética.
SIEMPRE, SIEMPRE PENSAR EN TÉRMINOS DE “TOTALIDAD” “PORQUE EL ORGANISMO, ES UNA TOTALIDAD”.. .
Contiene en disolución, todos los elementos que el planeta produjo en millones y millones de años .
y, las células usan los minerales, para todos sus sistemas internos .

Solo algunos minerales que contiene al sal marina
Azufre, boro, bromo, carbono, estroncio, magnesio, potasio,
sodio, aluminio, arsénico, bario, cesio, cobalto, flúor, fósforo, hierro, litio, manganeso, mercurio, molibdeno, níquel, nitrógeno, oro, plata, radio, rubidio, selenio, silicio, torio, uranio, vanadio, cinc, yodo…..etc etc…

Hay además, moléculas de todas las piedras del planeta, sean de una montaña o del desierto. Todo termina en el mar, llevado por las lluvias.
Los músculos , al deshidratarse, pierden grandes cantidades de agua, y sales minerales . Creando un estado de cansancio y agotamiento físico, psíquico, emocional y mental.
Hay malos funcionamientos internos , cuando faltan los minerales que se perdieron.

Debemos reponerlos rápidamente , y , con la Sal Común, nada llegara a las células. Solo Sodio puro.
La Sal Marina repone en instantes lo gastado.

Vea que interesante:
Los deportistas por ejemplo … En el primer tiempo de juego, pierden enormes cantidades de sales minerales. Sudando.
¿Qué pasaría si todos los jugadores de un equipo tomaran agua con algo de sal marina y reponen todas las que han perdido..?
En el segundo tiempo, la diferencia de rendimiento de ambos equipos sería muy grande.

Los músculos repuestos, harían ganar el partido. El equipo contrario perderá …por desventajas, seguramente.
Ya sabemos que los minerales los encontramos en las frutas y verduras ….”vivas”. Y , por supuesto deberíamos consumirlos a diario, pero con SAL MARINA. Algo que vale la pena divulgar.

BENEFICIOS DE CONSUMIRLA A DIARIO.
1º Da energías a los músculos .
2º Compensa los perjuicios de la errónea alimentación.
3º Disminuye la acidez gástrica.
4º Estimula la circulaciòn sanguínea, respiratoria, centros nerviosos, los riñones, y las vías urinarias .
5º Elimina los ácidos tóxicos, el láctico, el úrico.
6º A las 3 semanas, hay una gran transmineralización y un enriquecimiento extraordinario de calcio, magnesio, flúor, etc.
7º El magnesio, previene los trastornos del corazón.
8º El flúor fortifica los huesos, los dientes…etc.
9º Tiene gran efecto bactericida y antibiótico.
10º Produce un gran equilibrio electrolítico.
11º Regula los excesos de Sodio y de Potasio (bajando la propia presión arterial, según estudios en España)
12º Evita las constipaciones.
13º Es antialérgico.

14º Estimula notablemente la cura de las heridas. Alivia la Psoriais. Los procesos menstruales. El bocio.
15º Combate el colesterol. La senilidad. Los cálculos biliares.
16 Participan los minerales en la cura de todas las dolencias físicas… . Todas.
Lo beneficios del consumo de SAL MARINA es algo que deberíamos divulgar.¡¡¡

CENTRO ARGENTINO DE INVESTIGACIÓN

domingo, 22 de febrero de 2015

Tabla de enfermedades y su curación metafísica

Aparato genital: Sexualidad
Aborto espontáneo: Miedo del futuro. Programación inoportuna
Accidentes: Incapacidad de hacerse valer. Rebelión contra la autoridad.
Achaques: Ansia de amor. Deseos de ser abrazado.
Acné: No aceptación de uno mismo. No gustarse.
Addison, enfermedad de: Grave desnutrición emocional. Cólera contra uno mismo.
Adicciones: Enfado por tomar decisiones equivocadas.
Alcoholismo: Sensación de futilidad, culpa e incapacidad. Rechazo de uno mismo.
Alergias: ¿Alérgico a quien?. Negación del propio poder.
Aliento desagradable: Rabia e ideas de venganza. Experiencias que respaldan.
Alzheimer, enfermedad de: Negarse a enfrentarse a la vida. Desesperanza y desamparo.
Amenorrea: Deseos de no ser mujer. No gustarse.
Amigdalitis: Miedo, emociones reprimidas. Creatividad sofocada.
Amnesia: Miedo. Huida de la vida. Incapacidad de defenderse.
Ampollas: Resistencia. Falta de protección emocional.
Anemia: Actitud de “si, pero”. Falta de alegría. Miedo a la vida. Sentimiento de no valer lo suficiente.
Anginas: Falta de confianza en el proceso de la vida.
Ano: Zona de liberación de deseos.
- Absceso: Cólera relacionada con aquello que no se quiere soltar.
- Comezón o prurito: Culpa por el pasado. Remordimiento
- Dolor: Culpa. Deseo de castigo. “No valgo”.
- Fístula: Liberación incompleta de desechos. Aferrarse a las basuras del pasado.
Anorexia: Negación de la propia vida. Mucho miedo. Rechazo y odio hacia uno mismo.
Apatía: Resistencia a sentir. Freno a la sensibilidad. Miedo.
Apendicitis: Miedo a la vida. El flujo del bien está bloqueado.
Apetito, pérdida del: Protección del yo. Desconfianza de la vida.
Apetito excesivo: Necesidad de protección. Juzgar las emociones.
Arañazos: Sensación de que la vida es una estafa, de que la vida desgarra.


Arrugas: Pensamientos depresivos. Resentimiento con la vida
Arterias: Portadoras del júbilo de la vida.
Articulaciones: Representan cambios en la orientación de la vida y la facilidad o dificultad con que se realizan.
Artritis: Sensación de no ser amado. Actitud de crítica. Resentimiento.
- Artritis reumatoides: Fuerte crítica de la autoridad. Sensación de ser explotado.
Asfixia, ataques de: Temor. Desconfianza en el proceso de la vida. Estancamiento en la infancia.
Asma: Sofocamiento del amor. Incapacidad de respirar solo. Sensación de ahogo. Llanto reprimido.
Asma en los niños y bebés: Temor a la vida. Deseo de no estar aquí.
Astigmatismo: Problemas con el “yo”. Temor a verse realmente.
Boca: Apertura.
Bazo: Obsesión. Tendencia a abandonarse.
Biliares, cálculos: Amargura. Pensamientos rígidos. Juicios condenatorios. Orgullo.
Boca: Representa la incorporación de nuevas idas y sustento.
- Problemas: Opiniones rígidas. Mentalidad cerrada. Incapacidad de aceptar ideas nuevas.
- Llagas: Palabras enconadas retenidas por los labios. Tendencia a culpar.
Bocio: Odio por haber sido agraviado. Víctima. Sentimiento de frustración, de insatisfacción.
Brazos: Representan la capacidad y habilidad para abrazar las experiencias de la vida.
Bronquitis: Ambiente familiar conflictivo. Peleas y gritos. A veces, silencio.
Bulimia: Terror desesperado. Frenético atiborramiento y purga de odio a uno mismo.
Cabello: Libertad, poder
Cabeza, dolores de: Invalidación de uno mismo. Autocrítica. Miedo
Caderas: Transportan el cuerpo en perfecto equilibrio. Principal empuje para avanzar.
- Problemas: Miedo de tomar decisiones importantes. No hay hacia donde avanzar.

Calambres: Tensión y miedo. Aferramiento, sujeción.
Callos: Zonas de pensamientos endurecidas; aferramiento terco al dolor del pasado.
Callosidades: Conceptos e ideas endurecidas. Miedo solidificado.
Calvicie: Miedo y tensión. Intento de controlarlo todo. Desconfianza en el proceso de la vida.
Canas: Estrés. Sumisión a la presión y esfuerzo excesivo.
Cáncer: Herida profunda. Rencor que se mantiene mucho tiempo. Secreto o aflicción profunda que carcome. Carga de odios. Creer que todo es inútil.
Cansancio, fatiga: Resistencia, aburrimiento. Falta de amor por lo que uno hace.
Cara: Representa lo que mostramos al mundo.
Cataratas: Incapacidad de mirar hacia adelante con alegría. Futuro sombrío.
Celulitis: Cólera acumulada y autocastigo.
Cerebro: Representa el ordenador, el teclado.
- Tumor: Información incorrecta de las creencias. Obstinación. Negarse a cambiar viejas pautas.
Cerebrovascular, accidente: Rendición. Resistencia. “Antes morir que cambiar”. Rechazo a la vida.
Ciática: Hipocresía. Temor al dinero y al futuro.
Cifosis o joroba: Incapacidad para fluir con la Vida. Temor y aferramiento a viejas ideas. Desconfianza en la vida. Falta de integridad. Falta de valentía en las convicciones.
Circulación: Representa la capacidad de sentir y expresar las emociones de formas positivas.
Codos: Representan los cambios de dirección y la aceptación de experiencias nuevas.
Colesterol: Obstrucción de los canales del júbilo. Miedo de aceptar la alegría.
Cólicos: Irritación mental, impaciencia. Molestia por el entorno.
Colitis: Inseguridad. Representa la facilidad para dejar marchar lo que está superado.
Colon, mucosidades en el: Acumulación de pensamientos antiguos y confusos que obstruyen el canal de la eliminación. Revolcarse en el fango del pasado.

Colon irritable: Temor a relajarse. Inseguridad.
Columna: Apoyo flexible de la vida.
Coma: Miedo. Intento de escapar de alguien o algo.
Conjuntivitis: Enfado y frustración por lo que se ve en la vida.
Convulsiones, ataques: Deseo de huir de la familia, de uno mismo o de la vida.
Corazón: Capacidad afectiva. Representa el centro del amor y la seguridad.
- Ataque: (infarto de miocardio): por ganar dinero o posición se ha arrancado toda la alegría del corazón.
- Problemas: Viejos problemas emocionales no resueltos. Falta de alegría. Endurecimiento del corazón. Entrega al esfuerzo y al estrés.
Cuello: (vértebras cervicales): Representa la flexibilidad; la capacidad de ver lo que hay detrás.
- Problemas: Negativa a ver otros aspectos de un asunto. Terquedad, inflexibilidad.
Cuerpo, lado derecho: Representa la emisión, la donación, la energía masculina, el hombre, el padre.Cuerpo, lado izquierdo: Representa la receptividad, la comprensión, la energía femenina, la madre.
Debilidad: Cansancio mental
Dedos: Detalles de la vida
Pulgar: El intelecto y la inquietud
Índice: El yo y el miedo
Medio: La cólera y la sexualidad
Anular: Las uniones y la aflicción
Meñique: La familia y la falsedad
Dedos artríticos: Deseo de castigar. Acusación. Sentirse víctima.
Dedos de los pies: Representan los detalles del futuro.
Demencia: Negativa a enfrentar el mundo tal como es. Desesperanza y rabia.
Depresión: Enfado que no se tiene derecho a sentir.
Desmayos, desvanecimientos: Incapacidad para afrontar una situación. Apagón de la conciencia.
Diabetes (hiperglucemia): Nostalgia de lo que pudo haber sido. Gran necesidad de controlar. Tristeza profunda. Ni restos de dulzura.
Dientes: Representan las decisiones. Agresividad, vitalidad
- Problemas: Indecisión mantenida mucho tiempo. Incapacidad de analizar las ideas para decidir.Distrofia muscular: “No vale la pena crecer”.

Dolor: Culpa.
Eccema: Antagonismo intenso. Erupciones mentales.
Edema: ¿De qué o quien no quieres desprenderte?
Encías: Confianza.
Encías, problemas de: Incapacidad de mantener decisiones. Indiferencia ante la vida.
Encías sangrantes: Falta de alegría en las decisiones que se toman en la vida.
Endometriosis: Inseguridad, decepción y frustración. Sustitución del amor a uno mismo por azúcar. Tendencia a culpar.
Enfermedad crónica: Rechazo al cambio. Temor al futuro. Sensación de inseguridad.
Enfermedad incurable: Está en un punto en que no se puede curar por medios externos. Es preciso ir al interior para curarla. Vino de ninguna parte y volverá a ninguna parte.
Enfermedades de la infancia: Fe en los calendarios, convenciones y leyes falsas. Comportamiento infantil de los adultos que rodean al niño.
Enfermedades de transmisión sexual: Sentimiento de culpa por la sexualidad. Necesidad de castigo. Idea de que los genitales son algo sucio y pecaminoso. Maltrato a otra persona.
Entumecimiento u hormigueo: Represión en la manifestación del amor y la consideración. Morir mentalmente.
Enuresis: Miedo a uno de los progenitores, sobre todo al padre.
Envejecimiento, problemas del: Convenciones sociales. Vieja forma de pensar. Miedo a ser uno mismo. Rechazo del presente.
Envenenamiento por alimento: Permitir que otros asuman el control. Sentimiento de indefensión.
Epilepsia: Sensación de ser perseguido, de intensa pugna. Rechazo de la vida. Violencia contra uno mismo.
Equilibrio, pérdida del: Pensamiento disperso, descentrado.
Eructos: Tragarse la vida con demasiada rapidez.
Escalofríos: Contracción mental, alejamiento, retraimiento. Deseo de retirarse. “Déjenme en paz”.Esclerodermia: Autoprotección contra la vida. Desconfianza de la propia capacidad de cuidarse.
Esclerosis lateral amiotrópica: Resistencia a aceptar la propia valía. Negación del éxito.
Esclerosis múltiple: Rigidez mental, dureza de corazón, voluntad de hierro, inflexibilidad. Miedo.
Espalda: Representa el apoyo de la vida. Rectitud.
Parte superior, problemas: Falta de apoyo emocional. Sensación de no ser amado. Freno en la manifestación del amor.
Parte media, problemas: Culpa. Atascamiento en el pasado. Sensación de carga.
Parte inferior, problemas: Miedo al dinero. Falta de apoyo económico.
Espada inclinada: Transporta las cargas de la vida. Desvalimiento y desesperanza.
Espasmos: Tensión debida al miedo.
Espinilla (de la pierna), problemas: Ideales rotos. La espinilla representa el estilo de vida.
Esqueleto, problemas: Desmoronamiento de la estructura. Los huesos representan la estructura de la vida.
Esterilidad: Miedo y resistencia al proceso de la vida. O no tener necesidad de vivir la experiencia de tener hijos.
Estómago: Sensibilidad, aceptación, digiere las ideas.
Problemas: Temor a lo nuevo. Incapacidad de asimilar lo nuevo.
Estrabismo convergente: Deseo de no ver el exterior. Objetivos contradictorios.
Estrabismo divergente: Temor a mirar al presente, el aquí y el ahora.

Estreñimiento: Negativa a abandonar viejas ideas. Estancamiento en el pasado. A veces, mezquindad, tacañería.
Extremidades: Agilidad, flexibilidad, actividad.
Fibromas y quistes: Cultivo del rencor que se siente contra el novio o marido. Golpe para el yo femenino.
Fibrosis quística: Firme convicción de que la vida no te funcionará. “Pobre de mi”.
Fiebre: Cólera abrasadora.
Fístula: Bloqueo en el proceso de liberación.
Flebitis: Rabia y frustración. Culpar a otros de la limitación y la falta de alegría de la vida.
Frigidez: Negación del placer. Creer que la sexualidad es mala. Parejas sexuales insensibles. Temor al padre.
Furúnculo: Rabia que hierve. Furia.
Gangrena: Morbosidad mental. Pensamientos ponzoñosos que ahogan la alegría.
Garganta: Angustia.
Dolor, irritación: Represión del enfado. Sentirse incapaz de expresarse.
Nudo en la garganta: Miedo. Desconfianza del proceso de la vida.
Problemas: Incapacidad para hacerse valer. Rabia reprimida y tragada. Creatividad sofocada. Negativa a cambiar.
Gastritis: Incertidumbre prolongada. Sentimiento fatalista.
Genitales: Representan los principios masculino y femenino.
Problemas: preocupación por no sentirse valioso.
Glándulas: Representan las estaciones de abastecimiento. Son la actividad que se inicia.
Glandulares, problemas: Mala distribución de las ideas para organizarse y actuar. Autocontención.
Glaucoma: Necesidad de castigo por ser una mala persona.
Gota: Necesidad de dominar. Impaciencia, ira.
Gripe: Reacción ante creencias populares negativas. Miedo. Fe en las estadísticas.Hemorragias: Se marcha la alegría. Fastidio.
Hemorroides: Miedo de los plazos establecidos. Rabia por el pasado. Temor a aflojarse. Sensación de carga.
Hepatitis: Resistencia al cambio. Miedo, ira, odio. El hígado es la sede de la indignación y la rabia.
Heridas: Enfado con uno mismo y sentimiento de culpabilidad.
Hernia: Relaciones rotas. Tensiones, cargas. Expresión creativa incorrecta.
Hernia discal: Sensación de no recibir ningún apoyo de la vida. Indecisión.
Herpes genital: Creencia popular en la culpa sexual y la necesidad de castigo. Escarmiento público. Fe en un Dios que castiga. Rechazo de los genitales.
Herpes labial: Enfado que carcome y temor de expresarlo.
Hígado: Valores morales, ideología. Sede de la rabia y de las acciones primitivas.
Problemas: Hábito de quejarse. Justificación de las críticas para autoengañarse. Sentirse mal.
Hinchazón: Bloqueo del pensamiento. Ideas atascadas, dolorosas.
Hiperactividad: Temor. Sensación de estar presionado y frenético.
Hipermetropía: Temor del presente.
Hipertiroidismo: Rabia por ser dejado de lado.
Hiperventilación: Miedo, resistencia al cambio. Desconfianza e el proceso de la vida.
Hombros: Representan la capacidad para llevar alegremente nuestras experiencias. Con nuestra actitud hacemos de la vida una carga.

Hongos, infecciones por: Creencias estancadas. Aferramiento al pasado. Negación de las propias necesidades. Falta de apoyo a uno mismo.
Huesos: Firmeza, disciplina
- Deformaciones: Tensión y presión mentales. Músculos que no se pueden estirar. Pérdida de movilidad mental.
- Fracturas: Rebelión contra la autoridad
Impotencia: Presión, tensión y culpa sexuales. Convenciones sociales. Despecho contra una pareja anterior. Miedo de la madre.
Incontinencia: Exceso emocional a rebosar. Años de represión de las emociones.
Indigestión: Miedo visceral, terror y angustia. Quejas y gruñidos.
Infección: Conflicto mental (duda), que se exterioriza en forma de infección (estudiar la parte del cuerpo afectada). ¡Toda decisión libera!
Inflamación: Irritación, enfado, fastidio.
Insomnio: Miedo a soltar el control consciente y abandonarse al inconsciente
Intestinos: Asimilación. Absorción. Eliminación fácil de desechos.
Problemas: temor de liberar lo viejo y que ya no se necesita.
Intestino delgado: Reflexión, análisis
Intestino grueso: Inconsciente, avaricia.
Juanete: Falta de alegría ante las experiencias de la vida.
Laringitis: Furia que impide hablar. Miedo de hacerse valer. Resentimiento contra la autoridad.
Lengua: Representa la capacidad de saborear con alegría los placeres de la vida.
Lesiones: Enfado con uno mismo. Sentimiento de culpabilidad.
Leucemia: Inspiración brutalmente letal. ¿Para que…?
Linfáticos, problemas: Advertencia de que hay que volver a centrar la mente en lo esencial de la vida: el amor y la alegría.
Líquido, retención de: ¿Qué tiene miedo a perderse?
Llagas, irritaciones: Rabia sin expresar que se instala.
Llanto: las lágrimas son el río de la vida, y se derraman por alegría, tristeza o miedo.
Locura: Huida de la familia. Escapismo, retraimiento. Violenta separación de la vida.
Magulladuras: Los pequeños golpes de la vida. Autocastigo.
Malaria: Estado de desequilibrio con la naturaleza y con la vida.
Mamas: Representan la maternidad, el cuidado y el sustento.
Problemas: Negativa a cuidar de sí misma. Posponerse siempre en favor de los demás.
Quistes, bultos, inflamación (mastitis): Cuidados maternales exagerados. Sobreprotección. Actitud autoritaria.
Manos: Sujetan y manejan. Aferran y sueltan. Pellizcan. Todas las formas de enfrentar las experiencias. Aprehensión, capacidad de manejo.
Mareo en barcos: Miedo a la muerte. Descontrol.
Mareo en coche: Miedo. Sensación de estar atrapado, cautivo.
Mareo al moverse: Miedo. Temor de no estar al mando.
Matriz: Entrega

Médula espinal: Representa las más profundas creencias sobre uno mismo. La forma de apoyarse y cuidarse.
Meningitis: Rabia contra la vida. Pensamientos inflamados.
Menopausia, problemas de la: Miedo a dejar de ser deseable. Rechazo de uno mismo. Miedo a envejecer. Sensación de valer muy poco.
Menstruación, problemas de la: Rechazo de la feminidad. Culpa, temor. Idea de que los genitales son algo sucio o pecaminoso.
Migraña: Aversión a ser manejado. Resistencia al fluir de la vida. temores sexuales. (La masturbación suele aliviarla).
Miopía: Miedo al futuro. Desconfianza en el porvenir.
Mordeduras: Cólera vuelta hacia adentro. Necesidad de castigo.
Muela del juicio impactada: Negarse el espacio mental para crearse una base firme.
Muerte: Representa abandonar este episodio de la película de la vida.
Mujer, problemas propios de la: Negación de una misma. Rechazo de la feminidad y del principio femenino.
Muñecas: Movimiento y soltura
Músculos: Movilidad, flexibilidad, actividad.
Nalgas: Representan el poder. Nalgas flácidas, pérdida de poder.
Nariz: Energía, orgullo, sexualidad
Goteo continúo: Necesidad de ayuda. Llanto interior.
Hemorragia: Necesidad de reconocimiento. Sensación de no ser valorado. Ansia de amor.
Moqueo hacia adentro: Llanto interior. Lágrimas pueriles. Sentimiento de víctima.
Nariz cargada: Falta de autovaloración.
Náuseas: Rechazo de una idea o una experiencia.
Nervios: Representan la comunicación. Son informadores receptivos.
Nerviosa, crisis: Egocentrismo. Bloqueo de los canales de la comunicación.
Nerviosismo: Miedo, angustia, esfuerzo, precipitación. Desconfianza del proceso de la vida.
Neumonía: Desesperación. Cansancio de la vida. Heridas emocionales a las que no se permite curar.
Neuralgia: Castigo por una culpa. Angustia por la comunicación.
Nódulos: Represión, frustración y ego herido por motivos profesionales.
Obesidad: Sensibilidad exagerada. Necesidad de protección. Resistencia a perdonar.
- En los brazos: Rabia por falta de amor
- En las caderas: Terca cólera contra los padres
- En los muslos: Cólera desde la infancia. Suele ser contra el padre
- En el vientre: Rabia por falta de sustento
Oídos: Obediencia. Capacidad de escuchar y oír.
Dolor (otitis): Enfado. Deseo de no escuchar. Demasiado alboroto. Peleas entre los padres.
Ojos: Entendimiento. Capacidad de ver el pasado, presente y futuro.
Irritación: Rabia y frustración. Deseo de no ver.
Sequedad: Ojos furiosos. Negativa a mirar con amor. Antes morir que perdonar.

Olor corporal: Miedo. Disgusto consigo mismo. Despecho.
Orzuelo: Contemplación de la vida con ojos airados. Enfado con alguien.
Osteoporosis: Sensación de que ya no queda ningún apoyo en la vida.
Ovarios: Representan las cualidades creativas.
Páncreas: Representa la dulzura de la vida.
Pancreatitis: Rechazo. Enfado y frustración porque la vida parece haber perdido su dulzura.
Parálisis: Temor, terror. Huida de una situación o de una persona. Resistencia.
Parálisis agitante: Pensamientos paralizantes. Estancamiento.
Parálisis cerebral: Necesidad de unir a la familia en un acto de amor.
Parálisis facial: Control excesivo de la ira. Resistencia a expresar los sentimientos.
Parásitos: Entrega del poder a otras personas.
Parkinson, enfermedad de: Miedo e intenso deseo de controlarlo todo y a todos.
Pene: Energía.
Picaduras: Culpa por cosas pequeñas.
Pie de atleta: Frustración por no ser aceptado. Incapacidad de avanzar.
Piel: Protege nuestra individualidad. Órgano de los sentidos. Aislamiento, normas, contacto, delicadeza.
Problemas: Angustia, miedo. Antigua repugnancia encubierta. Sensación de amenaza.
Piernas: Nos hacen avanzar en la vida.
Problemas: Miedo al futuro. Deseo de no moverse.
Pies: Representan nuestra comprensión, firmeza, arraigo, modestia.
Problemas: Temor al futuro y miedo de no avanzar en la vida.
Piorrea: Cólera ante la incapacidad de tomar decisiones. Personas indecisas.
Plexo solar: Reacciones viscerales. Centro del poder intuitivo.
Poliomielitis: Celos paralizantes. Deseo de detener a alguien.
Próstata: Representa el principio masculino.
Problemas: Temores que debilitan la masculinidad. Renuncia. Presión y culpa sexual. Creencia en el envejecimiento.
Pulmones: Capacidad de inspirar y comprender la vida. Contacto, comunicación, libertad
Problemas: Depresión. Aflicción. Miedo de inspirar la vida. Sensación de no ser digno de vivir plenamente.
Quemaduras: Rabia, furia que arde.
Quistes: La vieja y dolorosa película que se pasa una y otra vez. Agravios que se cultiva. Falsos tumores.
Rabia: Cólera. Fe en que la violencia es la respuesta.
Raquitismo: Desnutrición emocional. Falta de amor y seguridad.
Renales, cálculos: Terrones de enfado no disuelto.
Resfriados, catarros: Suceden demasiadas cosas a la vez. Confusión, desorden metal. Pequeños agravios. Creencia en los “tres resfriados cada invierno”.

Respiración: Representa la capacidad de inspirar la vida.
Problemas: Miedo o resistencia a aceptar la vida plenamente. Sensación de no tener derecho a ocupar espacio o a existir.
Reumatismo: Sentimiento de ser víctima. Falta de amor. Amargura crónica. Resentimiento.
Rigidez: Pensamientos rígidos y cerrados.
Riñones: Compañerismo. Crítica, decepción, fracaso. Vergüenza. Reacciones de niño pequeño.
Rodillas: Representan el orgullo y el yo. Modestia.
Problemas: Orgullo y obstinación. Incapacidad de inclinarse. Temor. Inflexibilidad. Terquedad.Ronquidos: Terca negativa a abandonar viejas pautas mentales
Sangre: Representa la alegría que recorre libremente el cuerpo. Vitalidad.
Coágulos: Obstrucción de la alegría de vivir.
Problemas: Falta de alegría. Las ideas no circulan.
Sarna: Pensamientos infectados. Permitir que otras personas nos acaparen el pensamiento.
Sarpullido: Irritación por los retrasos. Forma pueril de llamar la atención.
Senilidad: Regreso a la supuesta seguridad de la infancia. Exigencia de cuidados y atención. Forma de controlar a quienes nos rodean. Escapismo.
Sida: Sensación de indefensión y desesperanza. Firme convicción de no valer. Negación de uno mismo. Sentimiento de culpa por la sexualidad.
Sífilis: Entrega del poder y la eficacia.
Síndrome premenstrual: Confusión que domina. Entrega del poder a influencias externas. Rechazo de los procesos femeninos.
Sinusitis: Irritación contra una persona muy íntima.
Sobrepeso: Miedo, necesidad de protección. Huida de los sentimientos. Inseguridad. Rechazo de uno mismo. Búsqueda de satisfacción.
Somnolencia: Miedo a asumir las responsabilidades del día
Sordera: Rechazo, terquedad, aislamiento. ¿Qué es lo que no quieres escuchar?. “No me molesten.”Suicidio: Visión de la vida en blanco y negro. Negativa a ver otra salida.
Suprarrenales, problemas de las: Derrotismo. Renuncia a cuidar de uno mismo. Angustia.
Tartamudez: Inseguridad. Incapacidad de expresar la propia personalidad. Prohibición de llorar.Testículos: Principio masculino. Masculinidad.

Tétanos: Necesidad de liberar sentimientos de cólera enconada.
Tics, contracciones nerviosas: Miedo. Sensación de ser observado por los demás.
Timo: Glándula principal del sistema inmunológico. Cuando funciona mal: Sensación de ser atacado por la vida. “Desean hacerme daño.”
Tiroides: Humillación. ¿Nunca puedo hacer o que deseo?, ¿Cuándo llegará mi turno?.
Tobillos: Inflexibilidad y culpa. Los tobillos representan la capacidad de recibir placer.
- Torceduras: Ira y resistencia. No querer avanzar en cierta dirección en la vida.
Tortícolis: Tozudez inflexible.
Tos: Deseo de ladrarle al mundo, ¡Escúchenme!
Trombosis coronaria: Sensación de soledad y miedo. “No sirvo. No hago lo suficiente. Jamás lo lograré.”
Tuberculosis: Egoísmo que carcome. Posesividad. Pensamientos crueles. Deseo de venganza.
Tumores: Remordimientos. Viejas heridas y disgustos que siguen alimentado.
Úlceras: Miedo. Convicción de no valer lo suficiente.
Uñas: Representan protección. Agresividad.
Mordérselas: Frustración. Roerse a uno mismo. Despecho hacia uno de los padres.
Urinarias, infecciones: Fastidio, generalmente contra el sexo opuesto o contra la pareja. Tendencia a culpar.
Urticaria: Pequeños temores ocultos. Hacer una montaña de un grano de arena.
Útero: Sede de la creatividad.
Vaginitis: Enfado contra la pareja. Culpa sexual. Autocastigo.
Varicela: A la espera del siguiente problema o disgusto. Temor y tensión. Sensibilidad exagerada.
Varices: Situación que causa disgusto. Desaliento. Sentimiento de estar sobrecargado y con exceso de trabajo.
Vegetaciones: Conflictos internos y discusiones familiares. Niño que se siente un estorbo.
Vejiga, problemas de: Angustia. Aferramiento a viejas ideas y creencias. Miedo a relajarse. Fastidio.
Verrugas: Pequeñas manifestaciones de odio. Creencia en la fealdad
Vértigo: Fuga y dispersión de pensamiento. Negativa a mirar.
Vesícula: Agresividad

Víricas, infecciones: Falta de alegría. Amargura.
Vitíligo: Sensación de estar fuera de ambiente, fuera de todo, de no pertenecer al grupo.
Vómitos: Violento rechazo de ideas. Temor a lo nuevo
Zumbidos: Negativa a escuchar. No oír la voz interior. Tozudez.

Juanca López. 

sábado, 21 de febrero de 2015

Sencilla Técnica para enviar energía a otra persona

Esta técnica es para todas aquellas personas, que sin haber sido iniciadas en disciplinas tales como Reiki, Magnified Healing Luz Dorada u otras, desean colaborar enviando Energía a Distancia. No obstante, si así lo deseas, siéntete libre de usarla o modificarla de acuerdo a tu sentir.
Prepararse
Busca un lugar tranquilo en el cual sea difícil que te interrumpan.
Adopta una posición cómoda, ya sea de meditación o simplemente sentado; lo importante es que tu columna se mantenga vertical.
Cierra los ojos.
Inhala y exhala tantas veces como sea necesario hasta alcanzar un estado de quietud, paz y relajación.
Se recomienda que dichas inhalaciones y exhalaciones sean lentas y prolongadas.
Una vez que hayas alcanzado un estado de relajación y te sientas a gusto con la posición adoptada, conéctate con tu Fuente, con aquel Ser Superior al que tu corazón venera (Dios, Jehová, Buda, la Divinidad, el Universo, etc.). AGRADECE por el privilegio que se te ha concedido y solicita GUÍA y PROTECCIÓN para la canalización que vas a efectuar.

enviando energia
Conectarse
Manteniendo los ojos cerrados, tu respiración tranquila y tu posición cómoda, VISUALIZA a tu propio corazón como una gran gota de agua.
Intenta hacer este proceso lo más pausado posible, sintiendo cada detalle lo más vívido posible.
Siente cómo esta gran gota de agua se mueve y sostiene por si misma … casi como si fuera un ser independiente.
Aprecia como dentro de ella, están todas tus vivencias, todas tus experiencias.
Nota cómo, a medida que respiras, esta gran gota adquiere PAZ.
Toma consciencia que dicha PAZ la estas proveyendo tu.
Tras un lapso de contemplación de esta realidad, nota como todo tu alrededor, incluyendo los supuestos espacios vacíos, son grandes gotas de agua, como tu corazón.
Percibe como interactuan y se acarician.
Siente como la PAZ de tu gota, afecta y tranquiliza a las demás.
Disfruta de este estado que haz causado.
Tras un momento de contemplación de esta realidad, visualiza una gran gota que está justo sobre tu cabeza.
Distingue al interior de ella el Listado de Solicitudes que previamente viste o reconócelo como el corazón de aquel ser o situación puntual que deseas afectar.
Siente cómo el Universo entero, está completamente lleno de estas gotas.
Percibe cómo estas gotas están todas conectadas y en realidad son parte indivisible de un único, grandioso y pacífico océano.
Muy lentamente, nota cómo, sin perturbarse, sin perder el estado de paz que causaste, esta gran gota que esta sobre tu cabeza, se desplaza hacia abajo.
Siente cómo llega y muy lentamente se fusiona con la gran gota de tu corazón.
Ninguna desaparece, sólo coexisten en un mismo lugar físico.
Siente cómo ambas se sintonizan y adoptan las mismas cualidades, destacando la paz.
Canalizar
Manteniendo los ojos cerrados, la respiración tranquila y la posición cómoda, comienza a canalizar del siguiente modo:
Cada inhalación y exhalación calmadas representan un ciclo de respiración.
En el primer ciclo, afirma mentalmente:GRACIAS. La afirmación GRACIAS produce aceptación.
La aceptación se siente muy poderosa en la inhalación.
En el segundo ciclo, afirma mentalmente: LO SIENTO.
La afirmación LO SIENTO produce liberación.
La liberación se siente muy poderosa en la exhalación.
En el tercer ciclo, afirma mentalmente: TE AMO.
La afirmación TE AMO produce unidad.
La unidad hace del ciclo un todo.
Siente cómo cada afirmación afecta tanto a tu gota, como a la gota que bajó desde tu cabeza.
Repite, lenta y pausadamente estas series de ciclos, hasta que, sin llevar la cuenta, se fusionen.
Finalmente cada ciclo incluirá las tres afirmaciones.
Al inhalar es GRACIAS y sientes aceptación.
Al exhalar es LO SIENTO y sientes liberación.
Y el ciclo entero es TE AMO que produce unidad.
Continua este proceso hasta que sientas que ha sido suficiente.

Desconectarse
Muy lentamente, deja que las gotas vuelvan a su lugar.
Siente cómo adquirieron consciencia de lo bello que vivieron.
Siente cómo adquirieron consciencia de que pueden vivir siempre así.
Vuelve a conectarte con tu Fuente.
Agradece por el privilegio.
Agradece por la guía.
Agradece por la protección.
Agradece por la experiencia.
Muy lentamente abres los ojos.
Sin apresurarte, te reincorporas y vuelves a tu rutina, sabiendo que algo ha cambiado en ti.
Namasté………

viernes, 20 de febrero de 2015

Invierte en ti

Uno de los caminos más rápidos hacia la plenitud es comenzar a invertir en ti.
Ya sea comiendo de manera más saludable, ofreciendo de tu tiempo para el voluntariado o tomando un espacio para meditar, existen incontables formas en las que podemos dedicarnos a nosotros mismos un poco de tiempo cada día. Así estaremos mucho más felices a largo plazo.
Haz algo el día de hoy por lo que tu ser del futuro esté agradecido.
Sin importar el desafío o la meta, el ingrediente número uno para el éxito es creer en tus capacidades únicas.
Si crees que puedes lograr algo, estás a medio camino para alcanzarlo.
El secreto para obtener cualquier cosa es darla… ¡En abundancia!
Ya sea amor, fortuna, respeto, atención o protección, la fórmula para obtener lo que deseamos de la vida es siempre la misma. Tienes que darlo para recibirlo.jesus
Cualquiera que sea tu anhelo, encuentra una forma de dárselo a otros y el universo encontrará la manera de dártelo de nuevo a ti.
Nadie nace siendo valiente. Al igual que cuando fortalecemos un músculo, escoger enfrentar los desafíos de manera frontal formará nuestra valentía y nos hará más fuertes con el tiempo.
La valentía ocurre no en la ausencia de temor sino en estar completamente asustado y escoger seguir delante de todos modos.
La sabiduría espiritual puede ser enriquecedora, pero para que ésta pueda marcar una diferencia en nuestra vida debemos comenzar a utilizarla en nuestra existencia diaria.
Es así como transformamos el conocimiento en poder.
No es lo que sabes. Es lo que haces con aquello que sabes.
Amor propio. Respeto propio. Valoración propia.
Existe una razón por la cual todas incluyen la palabra “propio”.
No puedes encontrarlo en nadie más. Debes encontrarlo dentro de ti.
Aquéllos que logran grandes cosas en este mundo son quienes están dispuestos a no detenerse ante nada para hacer posible lo imposible.
Nunca te des por vencido en aquello que anhelas y no permitas que nadie se interponga en tu camino.
La persona con el deseo más grande es más poderosa que la persona con toda la información.
Yehudá Berg

jueves, 19 de febrero de 2015

domingo, 15 de febrero de 2015

Eckhart Tolle: “Todas las creencias son obstáculos” Eckhart Tolle

Nuestro sentido de lo que somos determina cuáles han de ser nuestras necesidades y las cosas a las cuales les atribuiremos importancia en la vida; y todo aquello que nos parezca importante tendrá el poder de perturbarnos e irritarnos. Esto se puede utilizar como criterio para descubrir hasta qué punto nos conocemos a nosotros mismos. Lo que nos importa no es necesariamente lo que expresamos ni aquello en lo cual creemos, sino aquello que se manifiesta como serio e importante a través de nuestros actos y de nuestras reacciones.
Entonces conviene preguntarnos: “¿Cuáles son las cosas que me irritan y me alteran?” Si las nimiedades tienen el poder para molestarnos, entonces eso es exactamente lo que creemos ser: un ser insignificante. Esa será nuestra noción inconsciente. ¿Cuáles son las cosas insignificantes? En últimas, todas las cosas son insignificantes, porque todas las cosas son transitorias.
Podemos decir, “sé que soy un espíritu inmortal”, o “estoy cansado de este mundo de locos y lo único que deseo es paz”, hasta cuando suena el teléfono. Malas noticias: hubo un colapso de la bolsa de valores; se dañó el negocio; se robaron el automóvil; llegó la suegra; se canceló el viaje; se canceló el contrato; el compañero se ha ido; piden más dinero; dicen que es culpa nuestra. Entonces se levanta en nuestro interior una oleada de ira o ansiedad. La voz se torna dura: “no soporto más esto”. Acusamos, culpamos, atacamos, nos defendemos o nos justificamos, y todo eso sucede en piloto automático.
Obviamente hay algo más importante para nosotros que la paz interior que pedíamos hace un momento, y tampoco somos ya un espíritu inmortal. El negocio, el dinero, el contrato, la pérdida o la amenaza de pérdida son más importantes. ¿Para quién? ¿Para el espíritu inmortal que dijimos ser? No, para mí. Para ese pequeño yo que busca la seguridad o la realización en cosas transitorias y que se enoja o se pone nervioso cuando no las encuentra. Bueno, por lo menos ahora sabemos quiénes creemos ser realmente.

Eckhart Tolle
Si la paz es realmente lo que deseamos, debemos elegir la paz. Si la paz fuera más importante para nosotros que todo lo demás y si supiéramos de verdad que somos espíritu en lugar de un pequeño yo, no reaccionaríamos sino que nos mantendríamos totalmente alertas frente a situaciones o personas difíciles.
Aceptaríamos inmediatamente la situación y nos haríamos uno con ella en lugar de separarnos de ella. Entonces, a partir del estado de alerta, vendría la reacción. Sería una reacción proveniente de lo que somos (conciencia) y no de lo que creemos ser (el pequeño yo). Sería entonces una respuesta poderosa y eficaz que no convertiría a la persona o a la situación en enemiga.

El mundo siempre se encarga de que no nos engañemos durante mucho tiempo acerca de lo que pensamos ser, mostrándonos las cosas que realmente nos importan. La forma como reaccionamos ante las personas y las situaciones, especialmente en los momentos difíciles, es el mejor indicador del conocimiento real que tenemos de nosotros mismos.
Mientras más limitada y más egotista sea nuestra idea de nosotros mismos, más atención prestaremos y más reaccionaremos ante las limitaciones del ego, ante la inconsciencia de los demás. Los “defectos” que vemos en los otros se convierten, para nosotros, en su identidad. Eso significa que veremos solamente el ego en los demás, reforzando así el nuestro. En lugar de mirar “más allá” del ego de los demás, fijamos nuestra atención en él. ¿Quién ve el ego? Nuestro ego.

Las personas que viven en estado profundo de inconsciencia experimentan el ego viendo su reflejo en los demás. Cuando reconocemos que aquellas cosas de los demás que nos producen una reacción son también nuestras (y a veces sólo nuestras), comenzamos a tomar conciencia de nuestro propio ego. En esa etapa es probable que también nos demos cuenta que les hacíamos a los demás lo que pensábamos que ellos nos hacían a nosotros. Dejamos de considerarnos víctimas.
Puesto que no somos el ego, el hecho de tomar conciencia de él no significa que sepamos lo que somos: sólo reconocemos lo que no somos. Pero es gracias a ese conocimiento de lo que no somos que logramos eliminar el mayor obstáculo para llegar a conocernos realmente.

Nadie puede decirnos lo que somos. Sería apenas otro concepto más, incapaz de cambiarnos. No hace falta una creencia para saber lo que somos. En efecto, todas las creencias son obstáculos. Ni siquiera necesitamos alcanzar la realización, porque ya somos lo que somos. Pero sin la realización nuestro ser no puede proyectar su luminosidad sobre el mundo. Permanece en el ámbito de lo inmanifiesto, es decir, en nuestro verdadero hogar. Entonces somos como la persona que finge ser pobre mientras tiene cien millones de dólares en su cuenta, con lo cual el potencial de su fortuna jamás se manifiesta.
LA ABUNDANCIA
La noción de lo que creemos ser también está íntimamente relacionada con la forma como percibimos el tratamiento que recibimos de los demás. Muchas personas se quejan de que los demás no los tratan como se merecen. “No me prestan atención, no me respetan, no reconocen lo que hago”, dicen. “Es como si no existiera”. Cuando las tratan con amabilidad, sospechan algún motivo oculto. “Los otros tratan de manipularme y aprovecharse de mí. Nadie me quiere”.
Esto creen ser: “soy un pobre ser necesitado cuyas necesidades están insatisfechas”. Este error fundamental de interpretación crea disfunción en todas sus relaciones. Creen no tener nada que dar y que el mundo o las demás personas les niegan lo que necesitan. Su realidad se basa en una noción ilusoria de lo que son, la cual sabotea todas las situaciones y empaña todas las relaciones. Si la noción de carencia, trátese de dinero, reconocimiento o amor, se convierte en parte de lo que creemos ser, siempre experimentaremos esa carencia. En lugar de reconocer todo lo bueno de la vida, lo único que vemos es carencia.
“Reconocer lo bueno que ya tenemos es la base de la abundancia”.

El hecho es que cada vez que creemos que el mundo nos niega algo, le estamos negando algo al mundo. Y eso es así porque en el fondo de nuestro ser pensamos que somos pequeños y no tenemos nada que dar.

Ensaye lo siguiente durante un par de semanas para ver cómo cambia su realidad: dé a los demás todo lo que sienta que le están negando. ¿Le falta algo? Actúe como si lo tuviera, y le llegará. Así, al poco tiempo de comenzar a dar, comenzará a recibir. No es posible recibir lo que no se da. El flujo crea reflujo. Ya posee aquello que cree que el mundo le niega, pero a menos que permita que ese algo fluya, jamás se enterará de que ya lo tiene. Y eso incluye la abundancia.
Jesús nos enseñó la ley del flujo y el reflujo con una imagen poderosa. “Den y se les dará. Recibirán una medida bien apretada y colmada”.

La fuente de toda abundancia no reside afuera de nosotros, es parte de lo que somos. Sin embargo, es preciso comenzar por reconocer y aceptar la abundancia externa. Reconozca la plenitud de la vida que lo rodea: el calor del sol sobre su piel, la magnificencia de las flores en una floristería, el jugo delicioso de una fruta o la sensación de empaparse hasta los huesos bajo la lluvia. Encontramos la plenitud de la vida a cada paso. Reconocer la abundancia que nos rodea despierta la abundancia que yace latente dentro de nosotros y entonces es sólo cuestión de dejarla fluir. Cuando le sonreímos a un extraño, proyectamos brevemente la energía hacia afuera. Nos convertimos en dadores.
Pregúntese con frecuencia, “¿qué puedo dar en esta situación; cómo puedo servirle a esta persona, cómo puedo ser útil en esta situación?” No necesitamos ser dueños de nada para sentir la abundancia, pero si sentimos la abundancia interior constantemente, es casi seguro que nos llegarán las cosas.
La abundancia les llega solamente a quienes ya la tienen. Suena casi injusto, pero no lo es. Es una ley universal. Tanto la abundancia como la escasez son estados interiores que se manifiestan en nuestra realidad.

Jesús lo dijo así: “Porque al que tenga se le dará más, y al que no tenga, aun lo que tiene se le quitará”.
Tomado de “Una Nueva Tierra” de Eckhart Tolle

Relajarse es vivir

Posiblemente el método más antiguo para recuperarse del estrés emotivo vuelve hoy a merecer la atención de la ciencia, esta vez como apoyo a las terapias.
Más médicos tradicionales, hoy en día, formulan a sus pacientes una medicina simple y libre de componentes químicos que alivia los males relacionados con el estrés.
Se trata de la meditación, una alternativa con la que se puede encontrar el balance físico, emocional y mental.
Creo en los beneficios de la meditación y se la recomiendo a mis pacientes”, dice el doctor Leonad Zwirlang, cardiólogo de South Miami Hospital.
”Les aconsejo leer libros sobre el tema, comprar videos en donde se enseña cómo practicarla o asistir a sesiones dirigidas”, añade.

Lo que Benson llama la respuesta a la relajación es un estado físico de completo descanso, que cambia las respuestas físicas y emocionales al estrés.
Entre esas respuestas señala la reducción en la presión sanguínea, el ritmo del corazón y la tensión muscular.
”Benson muestra resultados clínicos e incluso menciona que algunos de sus pacientes ya no tienen que recurrir a las medicinas. De todas maneras, esto es algo que no se puede generalizar a todos”, advierte Zwirlang.
El uso de la meditación como medida para aliviar el sufrimiento y promover la curación no es algo nuevo. Las diferentes formas de hacerlo son producto de las diversas culturas y religiones.
La meditación, de acuerdo con investigaciones de la Clínica Mayo, es una forma alternativa y complementaria de la medicina, una técnica que fortalece la comunicación entre la mente y el cuerpo. Sin embargo, no reemplaza las terapias tradicionales ni las medicinas, sino que suplementa los tratamientos.
Por ejemplo, a diferencia de los fármacos, la meditación no es sólo para gente enferma.
mariposas
”Es recomendable para todas las personas que tengan que vivir una vida agitada, el ama de casa, el ejecutivo, la gente que trabaja en una oficina. Todas las personas que experimentan estrés están en riesgo de tener la presión alta, de sufrir ataques al corazón”, afirma Zwirlang.
Al igual que la dieta y el ejercicio, la meditación debe ser practicada a diario y con regularidad para obtener sus beneficios.
Se debe además buscar la forma que mejor le funcione a cada persona.

Una de las técnicas de la meditación es concentrar la mente en algo: un sonido, la respiración, un objeto, un lugar lleno de paz, una lectura o incluso una oración.
”Personalmente, animo a la gente a que empecemos con ejercicios de respiración, luego usamos el movimiento”, explica Carol Kaminsky, quien dicta clases de meditación y manejo terapéutico del estrés en South Miami Hospital. Algunos de sus alumnos son pacientes referidos por los médicos, otros asisten espontáneamente a las clases.
”Uno de los ejercicios consiste en pararnos y concentrarnos en que somos árboles, nuestros pies son las raíces, nuestros brazos las ramas y nos dejamos mover por el viento….”, explica.
Otras veces, Kaminsky deja a sus alumnos en libertad de pensar en sus imágenes favoritas, ya que considera que éstas vienen del subconciente y traen a la mente lo que a la gente le gusta más para relajarse.
”No todo son imágenes, también nos enfocamos en sentir el cuerpo y relajar los músculos, o en sólo respirar profundamente”, explica.
Los movimientos de la meditación por lo general son espontáneos, suaves, repetitivos y algunas veces con cierta coreografía.
Una de las sugerencias de los expertos: Imagine que sus pensamientos son palomas, aplauda mentalmente y déjelas volar. Aplique esta técnica para olvidarse de sus preocupaciones.

sábado, 14 de febrero de 2015

Carta de la ansiedad para ti

HOLA.
Soy la ansiedad, no te asustes… vengo en son de paz, por cierto, ¿por qué te asustas tanto ante mi presencia?
Digo, sé que te sientes horrible cada vez que aparezco, que te desesperas y quisieras mandarme a volar, sé que si pudieras… me matarías, sobre todo porque crees que soy yo la que te quiere matar o hacer daño, pero créeme, si no te he matado, no lo voy a hacer ahora.
No estoy aquí para hacerte daño, mucho menos para volverte loco, creo que ya te lo he demostrado cada vez que llego a tu cuerpo, hago un relajo y te asusto, pero al final del día… no te he matado, no te has vuelto loco.
Si pudiera, lo haría, pero esa no es mi idea.
La verdad es que aparezco y te hago sentir todo eso porque no había logrado encontrar otra manera de hacerme escuchar por ti, estabas tan ocupado tratando de ser exitoso, productivo y de demostrarle a los demás que eres digno de ser amado… que no escuchabas mis pequeñas señales.
¿Recuerdas esa vez que te dio un dolor de cabeza? ¿O cuando tuviste insomnio por más de 2 horas? ¿O qué tal esa vez que sin razón aparente te soltaste a llorar?
Bueno, pues todas esas veces era yo tratando de que me escucharas, pero no lo hiciste, seguiste con tu ritmo de vida, seguiste con tu misma manera de pensar… Entonces intenté algo más fuerte, hice que te temblara el ojo, que se te taparan los oídos y que te sudaran las manos… pero tampoco me quisiste escuchar.
Aunque acá entre nosotros, los dos sabemos que sentías mi presencia, es por eso que cuando te quedabas tranquilo… o era momento de estar sólo contigo mismo, en soledad… te empezabas a poner nervioso, como si algo te impidiera quedarte quieto.
Te desesperabas, porque no “entendías” con tu mente racional lo que estaba pasando, y claro, con tu mente racional no me ibas a entender.
Así es que por eso me he rendido y decidí escribirte.
Y te felicito si estás leyendo lo que te digo, porque significa que ya tienes el valor de escucharme, y créeme, nadie mejor que yo sabe de tu gran habilidad para evitarme y salir corriendo, huyendo de mí como huirías del monstruo en el bosque oscuro.
Como esas veces que me evitas y te distraes embobándote horas con la televisión, viviendo las vidas de otras personas que ni conoces para no enfrentar que la tuya no te gusta.
O qué tal, de esas veces que con un par de cubatas lograbas adormecer tus nervios e inquietud; y ni qué decir de esas otras substancias que más allá de adormecerte, te fugan de esta realidad que no quieres enfrentar.
Pero bueno, espero que ahora estés listo y lista para enfrentar tu realidad y escucharme por fin.  Espero que estés listo  para enfrentar la verdad de tu vida y de ti mismo tal y como es, sin máscaras, sin atajos… sin pretensiones.  Así es que aquí te van las cosas como son.
Lo único que llevo tratándote de decir todo este tiempo, es que… ya es tiempo de evolucionar, necesitas hacerlo, no hay otra forma.
Necesitas crear cambios muy profundos dentro de ti, pues por alguna razón, en realidad no estás disfrutando de tu vida y no te sientes pleno.  Por eso yo estoy aquí, para ayudarte a recuperar esa plenitud que vive dentro de ti, y para lograrlo, tendrás que deshacerte de lo que te impide contactarla.
Estoy aquí para ayudarte a ver precisamente qué te impide contactar con tu sentido de vida, con tu pasión por vivir, con tu alegría y con tu verdadero ser que es tu esencia.  Cada vez que yo aparezca en tu vida, será porque por ti mismo no te has dado cuenta que no estás siendo pleno y feliz, así es que si vuelvo a aparecer, no te asustes… mejor agradéceme que llegué y escúchame.
Y si realmente me escuchas, no tardarás en hacer los cambios que necesitas hacer en tu vida, los harás de inmediato, claro, eso si realmente quieres sentirte bien de nuevo, todo depende de qué tanto quieras.  Y se que sí quieres, pero a la vez sé que quieres seguir en tu confort y en tu comodidad por vivir con lo “conocido”, aunque eso conocido te haga daño.
Prefieres seguir buscando la aprobación y aceptación de los demás, haciendo hasta lo imposible por llamar su atención; buscando seguridad en otras personas menos en ti; prefieres que los demás sean responsables de tu persona que tú mismo, y claro, te entiendo, todos quisiéramos regresar a la panza de nuestra mamá y despreocuparnos de todo.
Pero… te tengo una noticia, solamente entrando a un temazcal podrás acercarte a esa experiencia.  Mientras tanto… necesitas asumir que eres responsable de ti y que solamente tú me podrás escuchar, y cuando me escuches y yo vea que ya me hiciste caso, créeme  me iré.  Solamente tú puedes hacer que me vaya.
Y eso es algo muy importante que te quiero decir, en verdad me iré en cuanto vea que estás haciendo esos cambios en tu vida, cuando vea que estás en camino a tu evolución y que estás dispuesto a crecer y recuperarte a ti mismo.  Mientras no lo hagas… aquí seguiré.
En conclusión, si hoy estoy aquí, es porque me necesitas.
Necesitas de mi para modificar tu manera de interpretar tu realidad, la cual déjame decirte que está un poco distorsionada.  Necesitas deshacerte de creencias que no te ayudan y que nada más te limitan; necesitas perdonar todo ese enojo que guardas a tus seres queridos y recuperar tu libertad interior.
Y sobre todo, necesitas de mí para hacer lo que te gusta de la vida, para ser tú mismo, y perder el miedo al rechazo o abandono de los demás.
Necesitas de mí para ponerle límites a las personas que te lastiman; para que te agarres de valor y aprendas a decir que “no”; para que dejes de mendigar amor con quien no te merece; para que dejes de depender de la existencia de tu pareja para ser feliz; para que de una vez por todas… ¡cuides tu cuerpo!
¿De qué otra manera le habrías puesto atención a tu cuerpo? Digo, probablemente de muchas maneras, pero ésta está funcionando.  Necesitas darle el alimento que necesita, dejar de criticar tu físico y agradecerle por lo que te da; haz que sude y que se mueva, ten tus hormonas al día y duerme las horas que necesitas.
¿Por qué te explotas? ¿Por qué te exiges tanto? No entiendo porque lo haces… si lo tienes todo, lo eres todo, tienes toda la capacidad que necesitas para crear tu propia realidad, pero te tratas como tu propio esclavo, eres demasiado severo contigo mismo… y estoy aquí para pedirte que simplemente dejes de hacerlo.
Así es que ya sabes… si realmente quieres que me vaya, toma el timón de ti mismo, pregúntate qué has hecho que te ha sacado de tu equilibrio interior. Pregúntate realmente cómo quieres vivir y lucha por esa vida, es tu vida, y solamente tú puedes decidir sobre ella… si a los demás no les parece, es porque los estás retando y tarde o temprano te seguirán, y si no… tendrán otra oportunidad, dales chance.
felicidad
El único control que puedes tomar es el de ti mismo, pero para recuperarlo, tendrás que aceptar que lo has perdido, y que dejes que yo me exprese, que salga a decirte con todos esos síntomas tan horribles que me inventé para decirte algo muy claro, pero si me reprimes y te distraes cada vez que llego… no podré hablarte y vendré más fuerte.
Así es que la próxima vez que me sientas llegar, haz un alto, cierra los ojos… déjate sentir todo lo que te estoy diciendo, apaga tu mente racional por un momento, déjate llevar… y entiéndeme.  Después, empieza el cambio en tu vida con acciones claras y específicas, y en menos de que te des cuenta, me iré.
Espero no tener que llegar muchas veces más en tu vida, pero si lo hago… recuerda que no quiero lastimarte, quiero ayudarte a que recuperes tu propio camino de evolución, el camino que si lo tomas, te hará  muy feliz.
Y ya para terminar, ojalá que puedas verme como lo que soy: tú esencia.
Soy tú mismo gritándote con desesperación que me escuches por favor. Así es que hola, yo soy tú, hablándote desde el fondo de tu corazón, desesperado tocándolo para que me pongas atención, lo que sientes no es taquicardia, soy yo, tu esencia, que quiere salir de ahí.
Con cariño, tu esencia disfrazada de ansiedad……..