jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Por qué lloramos?

Las lágrimas provocadas por una mota de polvo en el ojo no son iguales que las lágrimas de emoción.
Eso usted ya lo sabe. En el primer caso, tan sólo producen una sensación húmeda en la mejilla; en el segundo, remueven las entrañas.
Esto se explica porque su composición química es distinta, puesto que las lágrimas de emoción contienen más proteínas, hormonas y otras moléculas que tienen un efecto sobre el cuerpo.

Lágrimas saludables y lágrimas amargas

Por lo general, las lágrimas de emoción suelen ser saludables, ya que contienen leucina encefalina, una hormona que actúa sobre el dolor, así como las moléculas y las toxinas del estrés, que el cuerpo evacúa al llorar. Asimismo, el mensaje nervioso que provocan las lágrimas origina la producción de analgésicos (supresores del dolor) naturales. Un estudio ha calculado que llorar disminuye la tristeza o el enfado aproximadamente en un 40%.
Sin embargo, no todas las lágrimas de emoción alivian. Según un estudio realizado a 200 mujeres de los Países Bajos, las personas que sufren depresión o ansiedad se sienten incluso peor después de llorar.

Las mujeres y las lágrimas

Las mujeres lloran de media cuatro veces más que los hombres tras la pubertad. Esto está relacionado con la producción de algunas hormonas como la prolactina, que es la responsable de la lactancia después del parto, de la ausencia de ovulación y del brote de las lágrimas.
Después de dar a luz, el nivel de prolactina aumenta todavía más, lo que explica que las madres jóvenes puedan tener la lágrima fácil. Por el contrario, después de los cuarenta, el nivel de prolactina disminuye y las mujeres dejan de llorar más que los hombres.

Las lágrimas y el amor

Los poemas y novelas de amor también pueden hacer llorar, al igual que las bodas o el beso del rudo vaquero que por fin deja entrever su lado más sensible al final de la película.
No obstante, las lágrimas de una mujer también tienen la particularidad de "intimidar" a un hombre. Está científicamente demostrado. Tras enfrentar a un grupo de hombres a mujeres llorando, los investigadores les enseñaron a éstos imágenes sexualmente excitantes y comprobaron que esos hombres se encontraban menos estimulados que el resto que no habían sido sometidos a las lágrimas. El dato se explica por el hecho de que las lágrimas de las mujeres provocan una disminución de los niveles de testosterona en los hombres. Esto explica muchas cosas... una novia locamente enamorada que se echa a llorar en los brazos de un hombre le provocará a este último ternura, claro está, y ganas de protegerla y consolarla, sin lugar a dudas; pero esas lágrimas también le van a hacer dejar de lado durante un tiempo sus expectativas sexuales, si las tuviese.
También suele ocurrir que las mujeres lloran después de que se las abrace. Las lágrimas envían una señal química al hombre para que de nuevo reduzca su ímpetu; son otra forma de decirle: "ya está, no sigas", cortando su producción de testosterona.

El origen de las lágrimas

Nadie sabe en realidad por qué lloramos, pero una hipótesis interesante, que ya adelantó el psicólogo holandés Ad Vingerhoets, es que al empañarnos los ojos, las lágrimas informan que temporalmente nos encontramos indefensos y, por tanto, somos vulnerables. Indican que no podemos hacer daño alguno.
De esta manera las lágrimas consiguen eliminar la agresividad de los demás, ya que no les sirve para nada. Y como a menudo observamos, generan en el entorno una sensación incómoda y de impotencia.
Las lágrimas son asimismo uno de los medios de comunicación no verbal que utiliza el hombre cuando no se encuentra en disposición de hablar, sobre todo cuando se es niño o anciano.
El psiquiatra John Bowlby ha destacado que las lágrimas desempeñan un papel de extrema importancia a la hora de desarrollar el vínculo de una madre con su hijo. Favorecen el desarrollo del amor maternal.

Lágrimas de cocodrilo

Normalmente llorar es un acto reflejo, pero existen dos categorías de personas capaces de llorar cuando ellas quieren:
  1. Algunos actores. Su técnica consiste en pensar de manera voluntaria en algo triste para provocarse las ganas de llorar. Por tanto, de sus ojos afloran verdaderas lágrimas de emoción acompañadas de un profundo sentimiento de tristeza real.
  2. Los niños. Muchos niños son capaces de ponerse a llorar de manera completamente consciente y voluntaria con el único fin de recibir un favor por parte de sus padres: montar en el tiovivo, comprar golosinas o incluso evitar un castigo después de haber hecho alguna travesura. Este interesante fenómeno tiene lugar entre los niños a los que, por ejemplo, no les apetece hacer los deberes. Son capaces de verter un auténtico torrente de lágrimas con tal de conseguir que sea su padre quien haga los deberes de matemáticas.
¡A su salud!
Juan-M Dupui


 

domingo, 24 de noviembre de 2013

viernes, 22 de noviembre de 2013

Hacer amistad con lo desconocido, es lo que hace de lo desconocido un lugar amistoso


Todo lo que vibra en armonía con el núcleo de tu ser se manifiesta en tu vida más tarde o más temprano. ¿Por qué no hacerlo más pronto? Empieza ahora pensando pensamientos que te eleven. Levanta tu espada de la piedra, aprovechando los pensamientos de apreciación, porque aquello que aprecias, se aprecia (incrementa su valor).
Recuerda que la dicotomía de la orden divina es ordenarlo sin esperar que sea enviado en un modo determinado. Enuncia tu intención con gran claridad; entonces, libérala al T-Universo, y prepárate para recibir. Hay gran poder en dejar la lucha y rendirse a tu bien. Si te encuentras continuamente pidiendo las mismas cosas, es que no estás creyendo que ya son tuyas. ¿Por qué dudas de ti mismo como creador? En vez de eso, confía en que el T-universo hace los envíos en modos que van más allá de lo que podrías imaginar confía, déjalo ir y entérate de que así es.
Merlín

miércoles, 20 de noviembre de 2013

jueves, 14 de noviembre de 2013

¿De dónde provienen las afecciones y enfermedades sexuales?

Eres de los o de las que te preguntas porque a mi? O me he cuidado físicamente y resulte con ciertas enfermedades que no me gustan?
Ninguna enfermedad, ni nada que nos suceda afuera proviene del azar, o como solemos decir a veces “Mala suerte”.
Como lo he reiterado en muchos escritos todo es resonancia y afinidad. Esto quiere decir la información que haya o que resuene en nuestras células atraerá eso que nos gusta o no.
Como sabemos es en el chacra sexual donde se haya el útero que acoge los hijos, donde se gestan los hijos, proyectos, sueños y deseos. El chacra sexual es el portal entre lo intangible y lo tangible.
En tiempos antiguos la mujer o mas bien todo lo femenino era reverenciado. En esas culturas no se manifestaba el dolor que se observa ahora, ni las enfermedades y afecciones. porque en las mujeres, en las consciencias femeninas había un reconocimiento de si mismas y había una total libertad y expresión, sin embargo como todo necesita cambiar y transformarse se inicio un nuevo ciclo con el predominio de lo masculino.
Lo masculino, creo un desequilibrio en el planeta, desde el nivel de dominación, descalificación y autoritarismo. Entonces es bueno recordar que tanto las consciencias femeninas como las masculinas provienen de la fusión del padre y la madre. Desde este nivel que podemos esperar si estos úteros que en la antigüedad se llamaron “úteros sagrados” fueron llamados por mucho tiempo como úteros pecaminosos, consciencias femeninas que han sido agredidas, dominadas y manipuladas, no solo a través del NO reconocimiento de los que somos en esencia, sino también a través de música contaminante y agresiva, publicidad donde la mujer es condicionada a esquemas culturales, a formas, y manejos complejos.
De acuerdo a una costumbre ancestral de descalificación y no reconocimiento del género femenino, las mujeres en especial nos hemos acostumbrado a compararnos con las demás mujeres, a nutrirnos de la imagen que otros tienen de nosotras mismas, a nutrirnos de las alabanzas, comentarios que otras personas contemplan, lastimosamente en especial de los hombres que aprecian nuestro valor de acuerdo a nuestras curvas. Y esto paradójicamente es lo que ha fortalecido nuestra seguridad y confianza.
Si lo anterior es lo que se ha sustentado en el planeta, de donde creen que vienen las enfermedades sexuales, los canceres en general?
Cuando no me valoro, cuando no me siento a gusto con mi cuerpo, cuando descalifico mi cuerpo, mis células escuchan y van afectándose poco a poco. Ahora como sabemos el cuerpo es una base de datos de lo que el ser ha construido con pensamientos, sentimientos, emociones de esta existencia o muchas otras existencias, entonces hay seres que hay a muy tempranas edades sufren enfermedades.
Es lo mismo que cuando un árbol no le alimenta con amor, el árbol se muere, ocurre igual con las personas. Naturalmente esto retroalimenta las futuras generaciones.
Cuando haya una enfermedad, pregúntese que es lo que usted rechaza de usted, en el caso de la sexualidad, que cree usted que es el sexo? Cual es ese dolor, culpa que esta negando en su ser, que prefiere agredirse y manifestarlo en una enfermedad?
Como se relaciona usted sexualmente con su pareja, establecen juegos de niños y rituales de reverencia, o que piensa usted de su pareja?
Si usted es de lo que aun arrastra sentimientos de pecado, entonces muy seguramente usted es una persona que puede atraer enfermedades en el mismo sentido.
Recordemos que atraemos lo que somos, pensamos y sentimos. Ese Dios, divinidad, no juzga y nunca ha mandado las famosas plagas. Esa divinidad esta en cada uno.
Cuando juzgamos a otros por su vida sexual, o por lo que son, nos estamos juzgando nosotros mismos. Ese dolor interno, finalmente puede terminar en una enfermedad.
Que hacer? Entender que todo es perfecto. Sin embargo la labor comienza por casa, amar el cuerpo, reverenciarlo, danzar y cantar para si mismo. Dar gracias por lo que se ha vivido. Las mujeres que ha perdido su útero o matriz dar gracias. A veces fue simplemente liberar energías de mucho dolor. Recordar que el poder creador es energético y siempre se mantiene allí, para seguir gestando los sueños y proyectos.
Las personas que entregan su sexualidad por miedo, por dinero, están entregando y recibiendo lo mismo. Hay tanta energía vital utilizada en un acto de ellos, que finalmente esto termina en una enfermedad, o en una descalificación tal del cuerpo, que terminara en lo mismo, o en depresiones emocionales.
Es importante también para las consciencias femeninas reverenciar los periodos premenstruales y durante la menstruación, esta sangre amorosa es la depuración de esos estados de dolor acumulados por generaciones. Dar gracias y dejar partir esa sangre sagrada.
Es importante también recordar que compartimos Karma como planeta, entonces cada mujer que experimenta dolor, que se siente atropellada, cada mujer que se agrede así misma, comparte a ese colectivo universal su energía y esa energía también hace parte de nosotros, hombres y mujeres, y lo que seamos hoy esta resonando las futuras generaciones.
La invitación es a reconocer nuestra polaridad femenina (hombres y mujeres), no vinimos a someternos, no vinimos a renunciar, a agredir, no vinimos a depender de nadie, vinimos a amar y ser amados, a creer en nosotros mismos. La mujer debe asumir el lugar que le corresponde, para poder dar espacio a un masculino desde la fuerza, la confianza, desde un estado central.
Zyntya La Voz del Amor



lunes, 11 de noviembre de 2013

Eres de los o de las que te preguntas porque a mi? O me he cuidado físicamente y resulte con ciertas enfermedades que no me gustan?
Ninguna enfermedad, ni nada que nos suceda afuera proviene del azar, o como solemos decir a veces “Mala suerte”.
Como lo he reiterado en muchos escritos todo es resonancia y afinidad. Esto quiere decir la información que haya o que resuene en nuestras células atraerá eso que nos gusta o no. Como sabemos es en el chacra sexual donde se haya el útero que acoge los hijos, donde se gestan los hijos, proyectos, sueños y deseos. El chacra sexual es el portal entre lo intangible y lo tangible.
En tiempos antiguos la mujer o mas bien todo lo femenino era reverenciado. En esas culturas no se manifestaba el dolor que se observa ahora, ni las enfermedades y afecciones. porque en las mujeres, en las consciencias femeninas había un reconocimiento de si mismas y había una total libertad y expresión, sin embargo como todo necesita cambiar y transformarse se inicio un nuevo ciclo con el predominio de lo masculino.
Lo masculino, creo un desequilibrio en el planeta, desde el nivel de dominación, descalificación y autoritarismo. Entonces es bueno recordar que tanto las consciencias femeninas como las masculinas provienen de la fusión del padre y la madre. Desde este nivel que podemos esperar si estos úteros que en la antigüedad se llamaron “úteros sagrados” fueron llamados por mucho tiempo como úteros pecaminosos, consciencias femeninas que han sido agredidas, dominadas y manipuladas, no solo a través del NO reconocimiento de los que somos en esencia, sino también a través de música contaminante y agresiva, publicidad donde la mujer es condicionada a esquemas culturales, a formas, y manejos complejos.
De acuerdo a una costumbre ancestral de descalificación y no reconocimiento del género femenino, las mujeres en especial nos hemos acostumbrado a compararnos con las demás mujeres, a nutrirnos de la imagen que otros tienen de nosotras mismas, a nutrirnos de las alabanzas, comentarios que otras personas contemplan, lastimosamente en especial de los hombres que aprecian nuestro valor de acuerdo a nuestras curvas. Y esto paradójicamente es lo que ha fortalecido nuestra seguridad y confianza.
Si lo anterior es lo que se ha sustentado en el planeta, de donde creen que vienen las enfermedades sexuales, los canceres en general?
Cuando no me valido, cuando no me siento a gusto con mi cuerpo, cuando descalifico mi cuerpo, mis células escuchan y van afectándose poco a poco. Ahora como sabemos el cuerpo es una base de datos de lo que el ser ha construido con pensamientos, sentimientos, emociones de esta existencia o muchas otras existencias, entonces hay seres que hay a muy tempranas edades sufren enfermedades.
Es lo mismo que cuando un árbol no le alimenta con amor, el árbol se muere, ocurre igual con las personas. Naturalmente esto retroalimenta las futuras generaciones.
Cuando haya una enfermedad, pregúntese que es lo que usted rechaza de usted, en el caso de la sexualidad, que cree usted que es el sexo? Cual es ese dolor, culpa que esta negando en su ser, que prefiere agredirse y manifestarlo en una enfermedad?
Como se relaciona usted sexualmente con su pareja, establecen juegos de niños y rituales de reverencia, o que piensa usted de su pareja?
Si usted es de lo que aun arrastra sentimientos de pecado, entonces muy seguramente usted es una persona que puede atraer enfermedades en el mismo sentido.
Recordemos que atraemos lo que somos, pensamos y sentimos. Ese Dios, divinidad, no juzga y nunca ha mandado las famosas plagas. Esa divinidad esta en cada uno.
Cuando juzgamos a otros por su vida sexual, o por lo que son, nos estamos juzgando nosotros mismos. Ese dolor interno, finalmente puede terminar en una enfermedad.
Que hacer? Entender que todo es perfecto. Sin embargo la labor comienza por casa, amar el cuerpo, reverenciarlo, danzar y cantar para si mismo. Dar gracias por lo que se ha vivido. Las mujeres que ha perdido su útero o matriz dar gracias. A veces fue simplemente liberar energías de mucho dolor. Recordar que el poder creador es energético y siempre se mantiene allí, para seguir gestando los sueños y proyectos.
Las personas que entregan su sexualidad por miedo, por dinero, están entregando y recibiendo lo mismo. Hay tanto energía vital utilizada en un acto de ellos, que finalmente esto termina en una enfermedad, o en una descalificación tal del cuerpo, que terminara en lo mismo, o en depresiones emocionales.
Es importante también para las consciencias femeninas reverenciar los periodos premenstruales y durante la menstruación, esta sangre amorosa es la depuración de esos estados de dolor acumulados por generaciones. Dar gracias y dejar partir esa sangre sagrada.
Es importante también recordar que compartimos Karma como planeta, entonces cada mujer que experimenta dolor, que se siente atropellada, cada mujer que se agrede así misma, comparte a ese colectivo universal su energía y esa energía también hace parte de nosotros, hombres y mujeres, y lo que seamos hoy esta resonando las futuras generaciones.
La invitación es a reconocer nuestra polaridad femenina (hombres y mujeres), no vinimos a someternos, no vinimos a renunciar, a agredir, no vinimos a depender de nadie, vinimos a amar y ser amados, a creer en nosotros mismos. La mujer debe asumir el lugar que le corresponde, para poder dar espacio a un masculino desde la fuerza, la confianza, desde un estado central.
Zyntya La Voz del Amor



jueves, 7 de noviembre de 2013

10 beneficios del apio


jugo apio
Se ha utilizado desde tiempos históricos tanto en la cocina como por los boticarios.Además de su crujiente textura y sabor, es una verdura “equilibrante”.
A continuación te presentamos las diez cualidades más importantes del apio, que te ayudarán a mantener tu figura y a cuidar tu salud; además, una deliciosa receta para compartir con tu familia.
1. Reduce el colesterol: De acuerdo con investigadores de la Universidad de Chicago, el apio reduce los niveles de colesterol hasta 7 puntos con tan sólo 2 tallos al día. También ayuda a incrementar la secreción de ácidos biliares, lo cual ayuda a remover el colesterol del cuerpo.
2. Anticancerígeno: Un estudio encontró que este vegetal contiene una gran cantidad de compuestos que ayudan a prevenir la metástasis de las células cancerígenas, porque contiene unos compuestos llamados acetilénicos que detienen el crecimiento de los tumores.
3. Digestivo: El jugo de apio libera algunos nutrientes especiales de la fibra que ayudan a los movimientos intestinales, lo cual lo convierte en un laxante natural que ayuda a aliviar el estreñimiento.
4. Diurético: El potasio y el sodio del jugo de apio son unos poderosos reguladores de los fluidos corporales, que estimulan la producción de orina para deshacerse del exceso de fluidos; propiedades del apio para adelgazar.
5. Antiinflamatorio: El poliacetileno de las propiedades del apio para adelgazar es un alivio increíble para todos los tipos de inflamación, incluyendo la artritis reumática, la osteoartritis, la gota, el asma y la bronquitis.
6. Disminuye la presión sanguínea alta: Un compuesto llamado ftalida ayuda a relajar los músculos alrededor de las arterias, dilatando los vasos y permitiendo que la sangre fluya libremente.
8. Ayuda a perder de peso rápidamente: Tomar jugo de apio durante todo el día ayuda a restringir los antojos de dulce y comida chatarra. Te llena sin hacerte ganar kilos de más. Ésta es una de las propiedades del apio para adelgazar más importantes que existe.
9. Elimina y previene cálculos: Elimina toxinas del cuerpo , lo cual ayuda a romper y eliminar los cálculos urinarios y los de la vesícula biliar. El jugo ayuda a quienes han sufrido de cálculos a no padecerlos nunca más.
10. Aumenta la sexualidad: Es benéfico para la sexualidad débil, sin causar un deseo incontrolable como algunas drogas farmacéuticas tales como el viagra y similares.

sábado, 2 de noviembre de 2013

El agotamiento nervioso (Burnout), el mal del siglo

Competencia, competitividad, eficacia y productividad son las palabras clave de las sociedades modernas, que se encuentran inmersas en el torbellino de la producción masiva, las tecnologías eficientes, la omnipresente informática y la obsesión de ganar más.
Tal frenesí colectivo tiene sus consecuencias en la salud de las personas, como el cansancio extremo, tanto nervioso como psíquico, del cual no hemos hecho más que empezar a tomar conciencia.
Y es que llevamos un tiempo viendo cómo una especie de “enfermedad del trabajo” se extiende en las empresas, y los primeros en sufrirla son, evidentemente, los más aplicados, los que más responsabilidades tienen y los que más se preocupan de hacer bien las cosas, así como los más sensibles.
Esta situación puede llegar a minar completamente sus defensas orgánicas, de manera que sufren un estado de agotamiento emocional que los estadounidenses denominan Burnout (que se podría traducir como “quemarse”, “consumirse” o “apagarse”).

El hombre de Cromagnon frente al ordenador El drama del hombre moderno es que su cerebro y su sistema nervioso apenas se han modificado en los últimos cinco milenios, como sin duda tampoco lo han hecho en los últimos dos siglos. No obstante, ¿tienen algo en común el trabajo que desempeñaban nuestros antepasados campesinos de 1813 y el que llevan a cabo sus descendientes de 2013 frente al ordenador? “El hombre es un extraño en el mundo que ha creado”, ya afirmaba a comienzos del siglo pasado Alexis Carrel (Premio Nobel de Medicina en 1910), quien aun no conocía la televisión, los ordenadores ni los teléfonos móviles.

¿Qué diría entonces Carrel hoy, ya en el siglo XXI? Insistiría en su afirmación con mayor convicción aún. Todos valoramos la eficacia de los medios de comunicación modernos, pero nos olvidamos de que aumentan considerablemente la presión mental que ejercen sobre cada individuo.
Hoy en día, en su trabajo le será prácticamente imposible escapar de las múltiples demandas que le desconcentrarán de improviso y le obligarán a pensar en mil cosas a la vez. Como consecuencia de esa presión, se le olvidarán algunas cosas, por lo que se sentirá aún más estresado, sufrirá ansiedad cuando cometa un error y le abordará un siniestro sentimiento de culpabilidad que terminará por agotar de manera prematura su sistema nervioso.
Si usted es joven y su salud es buena, lo llevará más o menos bien, pero a medida que vaya cumpliendo años le será cada vez más difícil aguantar. Y sin embargo, las actuales condiciones económicas y sociales (la globalización, el aumento de la esperanza de vida y el consiguiente envejecimiento de la población, etc.) conducen de forma inexorable a retrasar la edad de jubilación. ¿Cómo es posible entonces llegar a conciliar ambos imperativos contrapuestos? Pero ese agotamiento nervioso prematuro choca con la necesidad de trabajar durante más años.

Las empresas, entre la espada y la pared

El síndrome de Burnout será el mayor problema al que se enfrenten las empresas en relación a sus trabajadores de aquí a 20 años, como ya empieza a serlo. Y para la Seguridad Social, que ya está bastante “tocada”, significarán más costes a consecuencia de las bajas laborales que tendrá que asumir.
Algunas empresas ya están haciendo frente al problema, aunque son mayoría las que o bien no les preocupa, o lo ven como inevitable o algo fuera de su alcance o creen que es suficiente con “rejuvenecer” al personal.
El doctor François Baumann, en su obra titulada “Burn out, quand le travail rend malade”(Burnout, cuando trabajar enferma) -Éditions Josette Lyon-, escribe: “La paradoja es que la persona `quemada´ no ve con claridad las consecuencias de su estado: aún no es consciente de sufrir una patología; seguirá trabajando a un ritmo vertiginoso, incluso acelerado en comparación con el ritmo al que está acostumbrado... pero de manera ineficaz, lo cual reforzará su desmotivación general”.
Y es que es precisamente la desmotivación lo que amenaza al trabajador que sufre esta patología, el cual observa con impotencia que esforzarse más no sirve para conseguir mejores resultados, sino lo contrario. O lo que es peor, recurre a otras escapatorias: tabaco, alcohol, drogas, somníferos, antidepresivos, etc. para huir del problema sin resolverlo. De esa forma, es posible que caiga en la adicción, cuyos perjuicios se sumarán a su agotamiento, y la persona se verá atrapada en una situación insoportable de la que no podrá salir.

Un estudio llevado a cabo por el IFAS (Instituto Francés de Acción contra el Estrés) entre 13.000 encuestados puso de manifiesto que el estrés constituye hoy en día un importante elemento de riesgo para la salud en uno de cada cinco hombres y una de cada tres mujeres. Es inevitable, pues, preocuparse por la rápida y previsible evolución de los trastornos físicos (cansancio, insomnio, dolor de cabeza, mareos, trastornos musculares y digestivos…) y psíquicos (falta de entusiasmo, insatisfacción, depresión…) que lleva aparejados. Si no hacemos nada, nos expondremos a una explosión en las próximas décadas.

Todos los investigadores lo ven claro: el maravilloso desarrollo de la informática y las nuevas tecnologías ha aumentado de forma considerable la presión casi permanente sobre el sistema nervioso de los usuarios. Es el conjunto de la sociedad moderna la que sufre dicha presión, pues está sometida por completo a un tipo de “comunicación” cada vez más invasiva.
Tras lo que en principio parecía algo que proporcionaba más libertad, poco a poco se ha tornado en una suerte de esclavitud de la informática, de la que tomamos conciencia demasiado lentamente, para intentar hacerle frente antes de que los problemas de salud que genera se vuelvan catastróficos.

La multiplicación de las agresiones

La expansión de la informática no se presentó de forma inmediata como un peligro, sino todo lo contrario. La naturaleza, en cierto modo “mágica”, de las posibilidades técnológicas que ofrecía maravilló y fascinó a todo tipo de usuarios. La facilidad de uso tras una breve formación, la rapidez y eficacia de su funcionamiento, se percibieron como un progreso de gran importancia, así como un factor decisivo para el aumento de la productividad, reforzado por una especie de “diversión”, de todo lo cual pronto tuvimos que desengañarnos.

Y es que, aunque la trinidad formada por el teclado, el ratón y la pantalla, sustituida cada vez más por las pantallas táctiles, no podría ser más atractiva (como podemos constatar, especialmente entre los adolescentes), somete a nuestros organismos de forma insidiosa a una dependencia total a la máquina, lo cual acarrea consecuencias devastadoras. Éstos son algunos de los perjuicios que provoca, y de los cuales a menudo no somos conscientes:

  1. El ordenador inmoviliza el cuerpo en una posición fija que limita el movimiento de los miembros, lo cual perjudica a los músculos, a los huesos, a la circulación de la sangre y al tránsito intestinal.
  2. El ratón deja la mano inmóvil y la obliga a realizar movimientos bruscos repetitivos y antinaturales, mientras que el teclado hipersensible, diseñado para favorecer la rapidez de los gestos, crea una fatiga neurológica constante.
  3. La pantalla “hipnotiza” literalmente la mirada, limita por completo nuestro campo de visión y restringe de forma abusiva su alcance, lo que disminuye poco a poco sus facultades de adaptación a la línea del horizonte y puede crear miopía. A todo eso se suma la permanente fatiga de los ojos, causada por la luminosidad directa.
Ni que decir tiene que todos esos perjuicios se ven agravados cuando las exigencias profesionales de cada uno requieren que las tareas se ejecuten a gran velocidad. Con lo cual, tanto nuestra mente como nuestro sistema nervioso sufren una presión psicológica intensa, lo que en casos extremos y en las personas más frágiles puede conducir a un desarreglo total del metabolismo y de las facultades de adaptación.

De hecho, si las actividades de este tipo se mantienen durante varios años, el progresivo deterioro de la salud es casi inevitable. Si el organismo es joven, puede soportar la presión y adaptarse. Sin embargo, al avanzar en los años (en torno a los 40 de media), las defensas se ven desbordadas y comienza el agotamiento nervioso.
¿Qué remedios hay? Recurrir a los ansiolíticos y los antidepresivos es un error porque, aunque parezca que pueden ayudar de forma pasajera, puede acostumbrarse a ellos y además no resuelven el problema en absoluto. Las únicas soluciones son de dos tipos: las que dependen de la empresa en la que cada uno trabaja y las que dependen de la persona, sin excluir la interacción entre ambas, que sería lo aconsejable.
Hoy en día, es indispensable que las personas con trabajadores a su cargo entiendan que el bienestar físico y mental de éstos es la base de su productividad. La enorme presión psicológica que genera la informática y su inmediatez (sin mencionar los peligros asociados a las ondas electromagnéticas de los ordenadores y de los teléfonos móviles) hace que sea necesaria una organización funcional de los puestos y de los horarios en las empresas, para así hacer posible que cada trabajador pueda tomarse un respiro, relajarse, “recuperarse” y distanciarse de vez en cuando de la sobrecarga emocional y psicológica de su entorno.
Todos necesitamos espacio, silencio y calma. Asimismo, es indispensable que los puestos de trabajo estén adaptados desde un punto de vista ergonómico. El trabajador debe disponer del máximo confort ya que, lejos de ser un lujo, se trata de un factor fundamental para la eficiencia y la productividad, así como una buena forma de evitar el absentismo. Por tanto, tiene ventajas tanto para el trabajador como para la empresa.
En lo que se refiere al trabajador en sí, debe saber distribuir sus fuerzas, aprender a relajarse buscando la manera de hacerlo varias veces a lo largo de la jornada, y aprovechar la mínima ocasión para moverse (por ejemplo: levantándose de vez en cuando a llevar un papel en la oficina, o a recogerlo de la impresora). Lo ideal sería no permanecer sin moverse frente al ordenador más de 30 minutos. El hecho de levantarse y caminar un rato, aunque solo sea dos minutos, tiene consecuencias mucho más positivas de lo que pensamos.
Si los directivos de la empresa no son capaces de realizar las adaptaciones necesarias y si el trabajador no consigue reducir a su vez los efectos nefastos de la presión excesiva que padece, no le quedará más remedio que cambiar de vida y de trabajo. Por supuesto, del dicho al hecho hay un trecho, pero en algunas situaciones insostenibles, es la única forma de salvar nuestra salud, elemento primordial para nuestra felicidad y que nunca debe sacrificarse.
Pierre Lance
Escritor, periodista y filósofo. Autor de una veintena de libros.